Venezuela


World

 

Petroleumworld
Bookstore



links
Institucionales


Banco Central


de
Venezuela
Indicatores

Economicos



Sistema de Control
de  Resúmenes
Curriculares

 

FAJA del ORINOCO

Licitaciones en
el Sector Petrolero

PDVSA Contrataciones
Nacionales


Pequiven Contrataciones
Nacionales

PDVSA


EMPLEOS EN PDVSA



www.dose.gob.ve



 

 

Fedepetrol

 


OPEC


SVIP

 


Noruega en
Venezuela

 


Blogspots
recomendados

Temas de Inversion

Venepiramides

PETROfinanzas

Jose A.Paez


Luis F. Indriago

Gustavo Coronel


Gerencia Energia


El Recadero
-
The Gofer

Martha
Colmenares


Petroleumworld
Socios
de negocios
:


VIPTEL

Venezuelan
International
Internet Provider
& Telecomunications


 

 

 


Suramericapress

 


Opinión - Editorial

 

La semana petrolera latinoamericana :

Víctor Flores García: Argentina tiende
la mano a Repsol con mediación de Pemex

 

Argentina sacó la bandera blanca esta semana en el conflicto por el multimillonario pago de la expropiación del 51% de las acciones de la petrolera española Repsol en la estatal argentina YPF, decretada en mayo de 2012: en un viaje relámpago a Madrid, el presidente de la estatal argentina, Miguel Galuccio, prometió una solución antes de que termine 2013.

“Fue una jugada audaz o un acto desesperado, según quién lo cuente. Miguel Galuccio pasó casi un día en España y, por primera vez desde que preside YPF, puso un plazo para zanjar el conflicto por la expropiación de las acciones de Repsol en la petrolera argentina, antes de fin de año”, reportó desde Madrid el corresponsal del diario argentino La Nación, Martín Rodríguez Yerba.

El simple anuncio disparó 6 por ciento hacia arriba el valor de las acciones en Buenos Aires de la recién nacionalizada YPF (Yacimientos Petroleros Fiscales argentinos). La petrolera argentina está urgida de inversiones privadas por 32.000 millones de dólares en los próximos cinco años para levantar su producción de hidrocarburos en declive sostenido.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner decretó en mayo de 2012 la nacionalización para poner fin a la filial Repsol-YPF, que sólo cumplió 12 años de vida, y fueron inevitables las comparaciones con el socialismo petrolero en la Venezuela de la era de Hugo Chávez, fallecido en marzo pasado.

La española Repsol contraatacó con una denuncia a la Argentina ante el tribunal arbitral del Banco Mundial (CIADI), mediante un reclamo de indemnización por 10.500 millones de dólares. El gobierno argentino replicó con sus leyes y ofreció apenas 1.500 millones de dólares, ni el 15 por ciento de lo reclamado por Repsol, que lleva a bordo a un socio estatal mexicano.

En el conflicto ha mediado desde junio pasado la petrolera estatal mexicana Pemex, dueña del 9,3 por ciento de las acciones de Repsol, una especie de juez y parte en el enredo. El director general de Pemex, Emilio Lozoya, ideó un plan para que Argentina pague a Repsol 5.000 millones con sus activos petroleros. Pero fue rechazado por sus propios socios españoles.

El plan de Pemex consistía en que el pago principal a Repsol procedería de una joint venture a riesgo compartido entre las tres petroleras, para explotar un bloque de apenas 6 por ciento del yacimiento de Vaca Muerta, una extensión que en total abarca unos 30.000 km cuadrados, el tamaño de Austria, valuado por la nueva estatal argentina YPF en 3.500 millones dólares.

La idea de Pemex fue crear una asociación estratégica para explotar los hidrocarburos patagónicos descubiertos por Repsol-YPF en Vaca Muerta en 2010, otorgar a la española Repsol una participación del 47% del total, el 51% a la argentina estatizada YPF y entregar 2% a Pemex. La petrolera española rechazó de tajo la oferta con el argumento de que la valoración de esos activos petroleros estaba sobrevaluada.

El despliegue de Pemex es muy esquizofrénico: opera como un libérrimo inversor extranjero mediante Repsol, con presencia en todo el mundo; pero en su propia casa, la Constitución mexicana, única en su tipo, le prohíbe aplicar esos esquemas de asociación estratégica para explotar las reservas de México en la más globalizada de las industrias.

El presidente Enrique Peña quiere reformar esa ley; pero la izquierda más conservadora se resiste sin examinar otros esquemas vigentes en el mundo y se aferra a un modelo que data de 1938, cuando el general Lázaro Cárdenas, uno de los ancestros del partido de Peña surgido de la revolución mexicana, fundó el nacionalismo petrolero del PRI, el ornitorrinco de la política que ha regresado al poder perdido durante 12 años.

El descubrimiento petrolero en la estepa patagónica de Vaca Muerta despertó la codicia pública y privada cuando fue anunciado en 2010 por los geólogos de Repsol-YPF, un bloque con casi 1.000 millones de barriles en sitio.

En esa región de la Patagonia en la desolada provincia de Neuquén, al sur de Mendoza, hay un masivo reservorio de un tipo de hidrocarburo no convencional, cuyo cálculo total en sitio equivale a la mitad de las reservas de Arabia Saudita, de mucha menor calidad que los crudos ligeros árabes, pero que ha sido revalorizado por los escasos descubrimientos en el mundo.

La realidad geológica es que se trata de un crudo de la mayor dificultad de extracción por tratarse de rocas bituminosa (shale gas y shale oil) que aún deben ser explorados. Esto disminuye drásticamente el factor de recuperación y eleva los costos, porque son reservorios que no permiten el movimiento del fluido atrapado en rocas poco permeables y de muy alta viscosidad.

Pero con todo eso, el hallazgo en un segmento de Vaca Muerta fue uno de los mayores logros de la asociación estratégica conocida como Repsol-YPF desde la privatización en 1999 de la petrolera argentina, en el último año de la década del presidente peronista Carlos Menem.

En 1999, los peronistas esposos Néstor y Cristina Kirchner gobernaban la provincia patagónica petrolera de Santa Cruz y también avalaron la venta de las acciones del Estado a Repsol impulsada por Menem.

Desde los descubrimientos, se desató una pugna silenciosa, los proyectos para extraer crudo patagónico quedaron paralizados, hasta que la bomba estalló el 3 de mayo del 2012, cuando se consumó la nacionalización; y así se ha mantenido hasta hoy.

El descubrimiento de crudo no convencional en Vaca Muerta, un páramo patagónico en la provincia de Neuquén, con crudo encapsulado en rocas de esquisto, que debe ser fracturadas mediante la controvertida inyección de flujos a presión (fraking), fue la atractiva manzana de la discordia hasta que la Presidenta decidió la nacionalización de las acciones de Repsol en YPF.

Cristina: “Son como la gata flora”

La polémica se extendió en julio pasado, cuando la presidenta argentina anunció el desembarco en argentina de la petrolera estadounidense Chevron, con una inversión de 1.240 millones de dólares para explotar el crudo no convencional de Vaca Muerta y producir unos 50.000 barriles diarios de crudo en 2017.

La llegada de los norteamericanos para reemplazar a los españoles en Patagonia ocurre justo cuando renacen los escándalos de Texaco (absorbida por Chevron en 2001) por contaminación en la selva amazónica de Ecuador.

El presidente Rafael Correa, tan bolivariano como la presidenta argentina, ataca a la petrolera norteamericana de Texas por daños ecológicos, justo cuando se dispone a extraer el crudo de suelo amazónico intocado de la reserva de Yasuni, aprobado por el Congreso ecuatoriano el jueves 4 de octubre.

La oposición al gobierno peronista había calificado la nacionalización de las acciones de la española Repsol como “casi confiscatorias” y la pusieron en el espejo con las políticas del fallecido presidente Chávez en Venezuela.

Los críticos–entre quienes figura Aníbal Fernández, un viejo compañero de viaje y Jefe de Gabinete del fallecido ex presidente Néstor Kirchner y del primer mandato de Cristina- denunciaron que la expropiación petrolera volvía a poner a la Argentina en condición de país paria, como cuando decretó la moratoria de pagos de su deuda en 2001.

Pero cuando la Presidenta anunció la llegada de la norteamericana Chevron hace dos meses, calificaron el acuerdo de un “pacto leonino” a favor de los petroleros estadounidenses, quienes por cierto tiene muy buenos amigos en Caracas.

La ironía discursiva de la Presidenta estalló: "Es contradictorio, nos decían que no traíamos inversión extranjera, que no despertábamos confianza. Ahora todas son críticas. ¡Parecen la gata Flora!", exclamó en un acto público Cristina Fernández.

La expresión soez de la presidenta fue aplaudida a rabiar por sus seguidores izquierdistas, sin reparar en la naturaleza sexista de la expresión popular argentina completa, usada para reprochar a las mujeres insatisfechas: “¡Sos como la gata flora, que si se la meten llora; y si se la sacan también llora!”

El gobierno de La Moncloa ha pedido a la Casa Rosada un pacto con el directorio de la empresa española, que encabeza Antonio Brufau, pero Cristina de Kirchner le ha declarado la guerra. Y Repsol ha lanzado misiles desde la otra orilla: demandado a Chevron en tribunales de España, Estados Unidos y Gran Bretaña por sus planes de ir a Vaca Muerta.

"Tenemos que preguntarnos qué le pediría Chevron a la comunidad internacional si, como inversor en la Argentina, estuviera sufriendo una situación similar a la de Repsol. Es escandaloso que Chevron esté actuando de una manera contraria a la ley y a los principios éticos más elementales", denunció Repsol cuando presentó su demanda en Londres a finales de julio.

Para su estrategia negociadora, Buenos Aires se ha refugiado en Pemex como empresa estatal y a la vez segundo gran accionista de Repsol (9,3%); y en el principal accionista de la petrolera española, el grupo financiero catalán de La Caixa, dueño de un 13%.

"Conozco a Emilio (Lozoya, director de Pemex); y no va a ser fácil que tire la toalla. Pemex ve valor en YPF, en Repsol y en el hecho de que se llegue a un acuerdo", dijo Galuccio, presidente de la argentina YPF, al diario económico español Expansión en su gira relámpago de un día.

Los reportes desde Madrid indican que Galuccio se instaló el miércoles 2 de octubre en el Hotel Intercontinental de Madrid, donde el presidente de La Caixa, Isidro Fainé, se reunía con otros banqueros. El empresario catalán tiene viejos pleitos con el jefe de Repsol, y ahora se suma la crisis con Argentina.

Los petroleros no reparan mucho en ideologías: quienes piensen que YPF es puro nacionalismo de izquierda peronista se equivocan. Hay otra conexión mexicana, esta vez privada, al otro lado de la mesa. Las vueltas la vida de un empresario mexicano que hizo su fortuna con la privatización de la telefónica Telmex y diversificó sus inversiones, lo llevaron aterrizar en la petrolera argentina.

Se trata de Carlos Slim, quien aparece al tope de la lista global de millonarios de Forbes, y en una carambola se quedó con el 8,4 por ciento de YPF, al tomar las garantías bancarias de la familia Eskenazi después de la expropiación. Hace seis años, sus empresas de ingeniería comenzaron a ser contratadas por Pemex y ahora se sueñan como competidores en la patagónica Vaca Muerta.

Y para terminar de complicar el ajedrez petrolero continental, Brufau hacia su propia jugada el mismo 2 de octubre, abriendo otro frente en la Latinoamérica bolivariana: se ausentaba de Madrid y se iba a tomar una foto abrazado con el presidente de Bolivia, Evo Morales, aliado bolivariano de Cristina. Y ningún alto cargo de Repsol recibió al argentino en España.

El abrazo de dos sonrientes jugadores tan dispares desde Bolivia fue un mensaje muy fuerte para el directorio de la nacionalizada YPF y la presidenta Argentina: Repsol ampliará una planta de gas en Bolivia desde la que exportará a la Argentina hidrocarburo de origen boliviano a precio mucho más alto del que el Gobierno de Cristina les deja cobrar a los productores en el país.

Sube y baja en la ruleta petrolera global

Repsol considera que cuando fue expropiada YPF, la sociedad valía unos 16.000 millones de dólares en los mercados financieros, por lo tanto exige el pago del valor de mercado de 10.500 millones de dólares; mientras que el valor en libros que usa Argentina es de unos 2.200 millones de dólares.

La Casa Rosada amenaza con desatender al tribunal de controversias del Banco Mundial y acatar unilateralmente al tribunal argentino que depende del Gobierno, que ha fijado en 1.500 millones de dólares el valor de las acciones expropiadas en 2012 a la empresa española, menos del 15 por ciento que reclama Repsol.

Pero el costo internacional de esa decisión sería muy alto y esa apuesta en la ruleta petrolera mundial pude terminan en desastre, en un momento en que YPF la pasa mal y clama por el auxilio estadounidense de Chevron.

A la espera de su compensación, Repsol se recupera del golpe refugiada en Brasil y coloca en el horizonte de sus nuevas inversiones a Estados Unidos, Canadá… y si hay reforma que se lo permita, a México.

La ola de nacionalismo argentino exacerbado por la presidenta el día de la expropiación petrolera tuvo tintes teatrales: Cristina Fernández viuda de Kirchner hizo el anuncio con un enorme mural de Evita Perón armado sobre la fachada de un enorme edifico a sus espaldas.

Un último dato complica la ecuación: de la misma manera que la estatal mexicana Pemex es dueña de casi 10 por ciento de las acciones de Repsol como segundo socio mayoritario, la petrolera española sigue siendo accionista de YPF con 12 por ciento de las acciones minoritarias. Parece un juego de locos, pero es así.

Argentina argumenta que cuando se hizo la expropiación, YPF valía 4.400 millones de dólares, por lo que el 51% de Repsol valdría 2.200 millones de dólares en libros. Por eso surge la cifra de 1.500 millones depositados por la gubernamental Casa Rosada en un tribunal argentino de tasación.

Pero el divorcio ha golpeado más a la estatal YPF que a la petrolera privada española cuyo mascarón de de proa de la esfera rojo y naranja resurge en los mercados.

El valor de las acciones de la argentina YPF colocadas en los mercados de Nueva York valen ahora 20,6 dólares, la mitad de su valor en 2011, cuando promedió 41,9 dólares como filial de Repsol. En cambio, el índice bursátil en el cuál cotiza ha crecido más de 20 por ciento.

La principal razón del derrumbe, aparte de la nacionalización, ha sido la falta de inversión, sobre todo en la nueva ilusión que desata en el imaginario argentino y los mercados petroleros: el reservorio de Vaca Muerta en la Patagonia.

Otro desastre inesperado ha ocurrido con la exploración argentina desde la nacionalización: durante la era de Repsol, que ha tenido éxitos notables en Brasil y en el Gofo de México, la tasa de éxito fue de 36 por ciento, mientras que durante la era de YPF nacionalizada esa tasa de descubrimientos se derrumbó a menos de la tercera parte: a sólo 10 por ciento. El desembarco de Texaco con sus 1.240 millones pretende revertir esa caída.

Los nuevos descubrimientos en nuevos países transformará en los próximos años toda la estructura geográfica de producción de la petrolera española Repsol y por lo tanto del pasajero estatal mexicano que viaja a bordo en un sillón de lujo, Pemex.

El grueso de la producción de hidrocarburos actual de Repsol viene de Trinidad Tobago (38%), dónde explota sobre todo gas que exporta a Estados Unidos y España. Pero los taladros, ductos y cargueros en alta mar de la petrolera española se extienden a países conflictivos como Libia (13%), Venezuela (11%), Bolivia y Perú (8%).

Por eso sus nuevas proyecciones de inversión ahora apuntan a refugiarse en países estables, con mayor seguridad jurídica: Estados Unidos donde ya produce el 9% de sus hidrocarburos, los nuevos proyectos en aguas profundas en Brasil, con 2% y creciendo, Rusia con 1% o Canadá, donde debutará.

Repsol entró a producir en Estados Unidos apenas en 2006, en el Golfo de México, y ya comenzó a bombear 34.000 barriles al día, y creciendo.

Pero la gran nueva apuesta de Repsol es Brasil, la nueva joya de la corona donde espera quintuplicar su producción en tres años y subir de 8.000 barriles diarios actuales a más de 20.000 el año que viene, y a 42.000 barriles en 2015.

Repsol cosecha con la Petrobras del gigante sudamericano sus descubrimientos en cuatro grandes operaciones que requieren inversiones de entre 10.000 y 25.000 millones de dólares en Brasil, anunció esta semana un alto responsable de la petrolera española al diario madrileño El País.

Brasil está permitiendo a Repsol elevar la tasa de reemplazo de sus reservas de hidrocarburos desde el 130% en 2010, hasta el 200% en el pasado 2012. Y la producción global de la petrolera se ha disparado de 298.000 barriles diarios en 2010 hasta los 370.000 barriles por día previstos para este año 2013.

En 2016, en sólo tres años más, Repsol espera producir 500.000 barriles diarios en todo el mundo. Esta cifra es la quinta parte de la producción de México o Venezuela que producen 2,5 barriles diarios en promedio. Y esas cifras ya no incluyen la producción argentina perdida por la expropiación. Se van con su música a otra parte.


Síguenos en twitter y esperamos sus comentarios vía nuestro Facebook

Víctor Flores García, Especialista en comunicación y procesos políticos latinoamericanos. Posgraduado en Communications Policy Studies, City University, Londres y graduado con honores por la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, México. Consultor asociado de AFAN Consultores Internacionales como experto en comunicación y análisis y consultor (STC) del Banco Mundial en estrategias comunicación gubernamental. Con una carrera periodística de más de 25 años, especialista en temas internacionales, ha vivido México, Uruguay y Venezuela; y ha recorrido varios países de América Latina cubriendo los procesos políticos y sociales contemporáneos más relevantes. Ha sido corresponsal para la Agence France Presse, (1996-2008). Desde 2008 a la fecha es especialista en temas energéticos y editor para México de PetroleumWorld. Colaborador de temas internacionales para Dominical Milenio de México (antes Milenio Semanal) y la revista electrónica Contrapunto. Ha publicado ensayos y libros sobre comunicación política y democracia y ha sido profesor de Comunicación Política en las universidades Iberoamericana (DF), Claustro de Sor Juana, Intercontinental, de las Américas Puebla y miembro de la Cátedra Latinoamericana Ignacio Ellacuría de la Universidad Iberoamericana, Puebla. Los puntos de vista expresados no necesariamente son los de Petroleumworld.

Nota del Editor :Petroleumworld alienta a las personas a reproducir, reimprimir, y divulgar a través de los medios audiovisuales e Internet, los comentarios editoriales y de opinión de Petroleumworld, siempre y cuando esa reproducción identifique, a el autor, y la fuente original, http://www.petroleumworld.com y se haga dentro de el uso normal (fair use) de la doctrina de la sección 107 de la Ley de derechos de autor de los Estados Unidos de Norteamérica (US Copyright).

Internet Web links hacia http://www.petroleumworldve.com son apreciadas.

Petroleumworldve.com 06 10 2013

Copyright ©1999-2010 para el autor o agencia de noticias respectiva.Todos los Derechos Reservados. Invitamos el uso de los contenidos de Petroleumworld pudiendo ser utilizados por cualquier medio, para su reproducción, sea esta total o parcial, pero debe ser necesariamente atribuida a Petroleumworld. Los contenidos de otras fuentes y los agencias deben tener la autorizacion respectiva de sus autores.

Envie esa nota a un amigo

Sus comentarios son importantes para nosotros!

Invitamos a todos los lectores a enviarnos
sus comentarios y opiniones sobre este artículo.


Escriba a editor@petroleumworld.com

Pregunas o sugerencias, escriba a :
editor@petroleumworld.com


Se ve mejor con IE 5.01+ Windows NT 4.0,
'95, '98 and ME +/ 800x600 pixels

TOP

Contacto: editor@petroleumworld.com /Teléfonos:(58 212) 635 7252
Celulares :  (58 412) 996 3730  or  (58 212) 952 5301
www.petroleumworld.com/:Editor : Elio Ohep
F.
Director y Productor: Elio Ohep F, Cel:( 58 412) 996 3730
Contacto: editor@petroleumworld.com
Teléfonos Oficina:  (58 212) 635 725
Ventas publicitarias:Malena Vasquez:(58 412) 952 5301
Information legal.
Copyrigth© Petroleumworld, Elio Ohep F., 1999-2008
Todos los derechos de autor reservados
PW in Top 100 Energy Sites CopyRight ©1999- 2006, Petroleumworld   / Elio Ohep F.- All rights reserved Petroleumworld no se hace responsable por los juicios de valor emitidos por esta publicacion, por sus colaboradores y columnistas de opinión y análisis. Aceptamos colaboraciones previa evaluación por nuestro equipo editorial, estamos abiertos a todo tipo o corriente de opiniones, siempre y cuando a nuestro juicio esten dentro de valores éticos y morales razonables. Petroleumworld alienta a las personas a reproducir, reimprimir, y divulgar a través de los medios audiovisuales e Internet, los comentarios editoriales y de opinión de Petroleumworld, siempre y cuando esa reproducción identifique a la fuente original, http://www.petroleumworld.com y se haga dentro de el uso normal (fair use) de la doctrina de la sección 107 de la Ley de derechos de autor de los Estados Unidos de Norteamérica (US Copyright)Internet Web links hacia http://www.petroleumworld.com.ve son apreciadas. This site is a public free site and it contains copyrighted material the use of which has not always been specifically authorized by the copyright owner.We are making such material available in our efforts to advance understanding of business, environmental, political, human rights, economic, democracy, scientific, and social justice issues, etc. We believe this constitutes a 'fair use' of any such copyrighted material as provided for in section 107 of the US Copyright Law. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107, the material on this site is distributed without profit to those who have chosen to view the included information for research, information, and educational purposes. For more information go to: http://www.law.cornell.edu/uscode/17/107.shtml. If you wish to use copyrighted material from this site for purposes of your own that go beyond 'fair use', you must obtain permission fromPetroleumworld or the copyright owner of the material.