Venezuela


World

 

Petroleumworld
Bookstore



links
Institucionales


Banco Central


de
Venezuela
Indicatores

Economicos



Sistema de Control
de  Resúmenes
Curriculares

 

FAJA del ORINOCO

Licitaciones en
el Sector Petrolero

PDVSA Contrataciones
Nacionales


Pequiven Contrataciones
Nacionales

PDVSA


EMPLEOS EN PDVSA



www.dose.gob.ve



 

 

Fedepetrol

 


OPEC


SVIP

 


Noruega en
Venezuela

 


Blogspots
recomendados

Temas de Inversion

Venepiramides

PETROfinanzas

Jose A.Paez


Luis F. Indriago

Gustavo Coronel


Gerencia Energia


El Recadero
-
The Gofer

Martha
Colmenares


Petroleumworld
Socios
de negocios
:


VIPTEL

Venezuelan
International
Internet Provider
& Telecomunications


 

 

 


Suramericapress

 


Opinión - Editorial

 

La semana petrolera latinoamericana :

Víctor Flores García: La decepción de mercados y ultraizquierdas por mega-licitación petrolera en Brasil

 


La mega licitación del codiciado Campo de Libra en Brasil ganada por un consorcio liderado por Petrobras en alianza con Shell, Total de Francia y dos petroleras chinas, decepcionó a los mercados financieros por el retiro de los gigantes globales de la industria; pero fue indignante para los militantes y sindicalistas de izquierda repelidos con gases lacrimógenos y balas de goma por un millar de antimotines, cuando pretendieron boicotear la subasta. Era imposible dejar contentos a todos.

Hubo lágrimas en las exclusivas playas de Barra de Tijuca en Rio de Janeiro donde quedó una decena de heridos, pero los gerentes petroleros que entraron llorando al hotel sede, afectados por los gases antidisturbios en las calles, no tenían motivos para estar tristes: aceptaban el capitalismo petrolero de Estado de la presidenta Dilma Roussef, que hizo retroceder el modelo de largas concesiones abiertas a un esquema que otorga a la petrolera estatal brasileña un mínimo del 30 por ciento de los negocios.

La industria petrolera global también resintió los nuevos términos operativos, establecidos en 2010 en Brasil, fijados luego del mayor descubrimiento petrolero en América en 30 años: la nueva ley establece que Petrobras debe ser el operador de todos los campos petroleros en Libra, en la marina Cuenca de Santos.

Esa fue apenas una de las razones que ahuyentaron a los pesos pesados, como Exxon Mobil, Chevron o British Petroleum (BP), acostumbrados a operar la producción en sus alianzas gracias a su liderazgo tecnológico.
Así, de las 40 petroleras mundiales invitadas a la licitación, sólo terminó una decena en la carrera: los cuatro ganadores, la japonesa Mitsui, la portuguesa Petrogal, la india ONGC Videsh y la malaya Petronas; y la alianza Repsol-Sinopec.

Pero, sorpresivamente, horas antes de iniciarse la subasta, la española Repsol retiró de la puja a su filial brasileña de capital hispano-chino (Repsol-Sinopec), a pesar de haber participado en recientes exploraciones costa afuera en Brasil.
Y como se trata de una ruleta petrolera abierta a los apostadores, el consorcio ganador dominado por Petrobras (40 por ciento) con la francesa Total y la angloholandesa Shell (20 con ciento cada una) y las chinas CNPC y CNOOC (10 por ciento cada una), entregó su oferta sellada sólo 45 segundos antes de cerrar el plazo, para evitar una finta de Repsol o las grandes, al estilo del bluff de los apostadores de póquer.

El consorcio multinacional de las cinco empresas petroleras alrededor de Petrobras presentó al regulador del gobierno brasileño la oferta mínima aceptable de 41,65 por ciento del petróleo, después de cubrir los gastos de producción del Campo de Libra. Y puso en la mesa unos 7.000 millones de dólares, una cifra muy elevada para un capital de entrada en los mercados mundiales.

Como ocurre en los países petroleros subdesarrollados, una ola de nacionalismo petrolero con banderas de soberanía se ha dedicado a sacar cuentas alegres para administra la abundancia, sin considerar el colosal desafío tecnológico de sacar del fondo del mar la riqueza, descubierta luego de cinco años de una búsqueda intensa en alta mar. Y a protestar en las calles por “la entrega de la soberanía”.

Pero los tiempos de la industria petrolera se miden en lustros y décadas: el anuncio del descubrimiento de las venas de crudo, buscadas desde 2002 al inicio del primer mandato del presidente Luiz Inacio Lula da Silva, fue hecho por primera vez en 2007, cuando ya estaba en marcha el segundo mandato de sus ocho años en el poder.

Esa fue la riqueza encontrada en el campo con 8,5 mil millones de barriles de petróleo equivalente que heredó a su correligionaria del partido de los Trabajadores, Dilma, quien intentará gobernar un periodo más hasta 2018. Tarde, recién a finales de 2013, se ha cumplido la licitación. La meta es extraer de allí un millón de barriles diarios, casi la mitad de la producción nacional actual.

El reto financiero es igual de gigantesco: recaudar con socios extranjeros la masiva marca de USD 236.700 millones en 5 años (2013-17), el doble de lo que invierten anualmente México y Venezuela; sin mencionar la titánica dificultad para explotar el reservorio descubierto a 200 km de Río de Janeiro, denominado “presal”.

El término «presal» se refiere a un intervalo de rocas en regiones marinas de la costa brasileña, con potencial para acumulación de petróleo, debajo de una capa de sal con 2 km de espesor. La distancia entre la superficie del mar y los reservorios de crudo ligero (más de 28 grados API), por debajo de la capa de sal, puede llegar a más de 7 mil metros, de acuerdo con Petrobras.

Las plataformas marinas de perforación para aguas profundas deben atravesar una capa de sal de 2 km (“presal”); horadar luego otros 4 km de lecho marino y bombear el crudo, sin contar uno o dos km del tirante de agua desde la superficie. Y la mega zona de exploración de la cuenca marina completa mide 800 km de largo y 200 km de ancho, casi el tamaño de Uruguay.

El comentarista de Bloomberg para los mercados latinoamericanos, Raul Gallegos, lamentó los “tropiezos” de Petrobras en la subasta de Brasil: “Fue un espectáculo previsiblemente decepcionante”, escribió al señalar el retiro de las grandes de la licitación que se abrió la puerta para que las empresas privadas para explotar un hallazgo de petróleo 8,5 mil millones de barriles de petróleo “lo suficiente para cubrir más de un año de consumo de petróleo crudo EEUU”.

El corresponsal de la agencia financiera, un experto en petróleo, puso el dedo en la llaga al señalar la falta de rigor en la cobertura mediática: la inversión privada con predomino de la petrolera estatal no es una privatización ni una medida privatizadora como reportó la cadena de televisión Telesur y la prensa izquierdista.

La cadena financiada por Venezuela simplemente “se puso del lado de los manifestantes cuando informó el lunes que ‘la policía reprimió una protesta que rechaza la privatización del campo de Libra’, el mayor yacimiento de petróleo del país", luego de cinco días de una huelga petrolera de trabajo para detener la subasta que llevó casi el 90 por ciento de los trabajadores de Petrobras a abandonar el trabajo.

La presidenta Dilma Rousseff respondió a la falta de seriedad sobre los términos reales de su estrategia de asociación internacional: "El 85 por ciento de toda la renta generada por el Campo de Libra pertenecerá a Brasil y Petrobras. Eso es muy diferente de una privatización", les explicó airada la Presidenta, quien calculó en 35 años la compleja millonaria explotación.

“Las protestas también sugieren que los brasileños no entienden o no han decidido cómo desarrollar mejor su riqueza petrolera recién descubierta (…). Es sabio guardar celosamente los recursos naturales de una nación. Pero la riqueza del petróleo presal de Brasil no ha sido plenamente explotada todavía, y ya muchos brasileños parecen exhibir el sentido de derecho propio de los que están acostumbrados a la riqueza del petróleo”, comentó con sarcasmo Gallegos, ex corresponsal de Dow Jones en Venezuela.

Y remató citando un ácido comentario del periódico O Estado de Sao Paulo: “La historia de una privatización de Libra sólo suena a verdad para aquellos cuya inclinación al activismo es inversamente proporcional al nivel de información acerca de lo que los lleva a salir a la calle a protestar”.

La falta de realismo y conocimiento de la industria está a la base del comentario irónico: Petrobras es la compañía petrolera más endeudada del mundo, lo que significa que no se puede desarrollar Libra por su cuenta; y aún así Brasil tendrá el poder de veto sobre las decisiones importantes del proyecto de ese petróleo, lo que terminó de espantar a las grandes.

Y entre tanta polémica, el tiempo apremia: Dilma ha desgastado en los últimos dos años los recursos de Petrobras para hacer menos impopular una inflación ascendente, subsidiar la gasolina y el diesel, e importar miles de barriles de gasolina y diesel por día. Y lo más seguro es que esa política no se moverá hasta después de las elecciones presidenciales de 2014.

Petrobras lo sabe, por eso invirtió en dos años, 2010 y 2011, un total de 2.600 millones de dólares en investigación y se puso por delante de otras compañías petroleras como la china Sinopec, la británica BP, la francesa Total y la norteamericana Exxon en términos de porcentaje de los ingresos netos, indica un reporte del FT de Londres.

Si bien esas empresas les sacan décadas de ventaja en investigación a Petrobras, la estatal brasileña es la única petrolera latinoamericana que se ha colocado en ese exclusivo ranking de inversión en conocimiento tecnológico que sólo supera la industria aeroespacial mundial. En comparación, la izquierda mexicana quiere revivir los años de gloria del decaído Instituto Mexicano del Petróleo para explorar sus aguas profundas; algo así como querer ir a la luna desde un edificio vacío y lleno de libros anticuados.

En cambio, la periodista Samantha Pearson del Financial Times hizo un retrato de los bullentes 300.000 metros cuadrados de la Universidad Federal de Río de Janeiro, que cuenta con 227 laboratorios y emplea a unas 1.900 personas, donde uno de los mayores proyectos de Petrobras el año pasado incluía la creación de dos fluidos sintéticos en colaboración con la empresa de servicios petroleros norteamericana Baker Hughes, para facilitar la perforación en los campos “presal” de Libra.

¿De qué se trata esa tecnología?: al minimizar la solubilidad de la sal, las fórmulas ayudan a Petrobras para perforar a través de capas de sal fuera de los muros de ruptura de los pozos.

Además, Petrobras es pionera en la manera de perforar un pozo en un ángulo de 85 grados, ligeramente inclinado de la perforación vertical (90 grados). La técnica brasileña permite alcanzar el mismo flujo de salida de crudo en un menor número de pozos de producción y le permitirá reducir costos.

De nuevo, en comparación, la ignorancia sobre la dificultad de producción en aguas profundas, creó en el imaginario popular de México el mito del llamado “efecto popote”, una fantasía según la cual las petroleras al otro lado de la línea fronteriza marítima con Estados Unidos en el Golfo de México estaban extrayendo el crudo del subsuelo mexicano sin penetrar las aguas territoriales, mediante retorcidos tubos de ciencia ficción que jamás soportarían las masivas presiones que ocurren en la realidad de las aguas profundas.

Pero el mundo petrolero es más realista. El mensaje de los gigantes petroleros y los mercados financieros lo resumió el diario Financial Times: “Si Brasil quiere animar a más compañías petroleras internacionales para participar en las (próximas) subastas de derechos de sus campos “presal”, es necesario reducir el peso de Petrobras en los consorcios. La forma de hacerlo es dar a otras empresas los derechos de operar la explotación”.

Se calcula que un 80 por ciento de las ganancias de Libra irán a las arcas del gobierno de Dilma Rousseuff: “Eso es excesivo”, comentó el diario británico. Como referencia menciona que el gobierno de Gran Bretaña recoge el 62 por ciento de los campos del Mar del Norte desarrollados después de 1993; mientras que antes de ese año Londres captaba el 82 por ciento.

Con esa explicación, el corresponsal del diario financiero basado en Londres se puso sus lentes y miró a los tableros de los mercados de valores el 22 de octubre: “Esa fue la razón principal para que las acciones de Petrobras subieran un 5 por ciento después de la subasta”. Hubo fiesta en Petrobras.

Y mientras todo el mundo se concentra en la nueva fiebre del oro negro, hay un sector de brasileños que ve los toros desde la barrera con preocupación: los productores de masivas extensiones de caña para etanol a varias horas en auto al norte de Sao Paulo, en el país líder en la producción de biocombustibles. Pero ese es otro asunto. Por ahora se descorchó champan en la oficina de la presidenta de Petrobras, Maria das Graças Silva Foster, la amiga de Dilma.


Síguenos en twitter y esperamos sus comentarios vía nuestro Facebook

Víctor Flores García, Especialista en comunicación y procesos políticos latinoamericanos. Posgraduado en Communications Policy Studies, City University, Londres y graduado con honores por la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, México. Consultor asociado de AFAN Consultores Internacionales como experto en comunicación y análisis y consultor (STC) del Banco Mundial en estrategias comunicación gubernamental. Con una carrera periodística de más de 25 años, especialista en temas internacionales, ha vivido México, Uruguay y Venezuela; y ha recorrido varios países de América Latina cubriendo los procesos políticos y sociales contemporáneos más relevantes. Ha sido corresponsal para la Agence France Presse, (1996-2008). Desde 2008 a la fecha es especialista en temas energéticos y editor para México de PetroleumWorld. Colaborador de temas internacionales para Dominical Milenio de México (antes Milenio Semanal) y la revista electrónica Contrapunto. Ha publicado ensayos y libros sobre comunicación política y democracia y ha sido profesor de Comunicación Política en las universidades Iberoamericana (DF), Claustro de Sor Juana, Intercontinental, de las Américas Puebla y miembro de la Cátedra Latinoamericana Ignacio Ellacuría de la Universidad Iberoamericana, Puebla. Los puntos de vista expresados no necesariamente son los de Petroleumworld.

Nota del Editor :Petroleumworld alienta a las personas a reproducir, reimprimir, y divulgar a través de los medios audiovisuales e Internet, los comentarios editoriales y de opinión de Petroleumworld, siempre y cuando esa reproducción identifique, a el autor, y la fuente original, http://www.petroleumworld.com y se haga dentro de el uso normal (fair use) de la doctrina de la sección 107 de la Ley de derechos de autor de los Estados Unidos de Norteamérica (US Copyright).

Internet Web links hacia http://www.petroleumworldve.com son apreciadas.

Petroleumworldve.com 27 10 2013

Copyright ©1999-2010 para el autor o agencia de noticias respectiva.Todos los Derechos Reservados. Invitamos el uso de los contenidos de Petroleumworld pudiendo ser utilizados por cualquier medio, para su reproducción, sea esta total o parcial, pero debe ser necesariamente atribuida a Petroleumworld. Los contenidos de otras fuentes y los agencias deben tener la autorizacion respectiva de sus autores.

Envie esa nota a un amigo

Sus comentarios son importantes para nosotros!

Invitamos a todos los lectores a enviarnos
sus comentarios y opiniones sobre este artículo.


Escriba a editor@petroleumworld.com

Pregunas o sugerencias, escriba a :
editor@petroleumworld.com


Se ve mejor con IE 5.01+ Windows NT 4.0,
'95, '98 and ME +/ 800x600 pixels

TOP

Contacto: editor@petroleumworld.com /Teléfonos:(58 212) 635 7252
Celulares :  (58 412) 996 3730  or  (58 212) 952 5301
www.petroleumworld.com/:Editor : Elio Ohep
F.
Director y Productor: Elio Ohep F, Cel:( 58 412) 996 3730
Contacto: editor@petroleumworld.com
Teléfonos Oficina:  (58 212) 635 725
Ventas publicitarias:Malena Vasquez:(58 412) 952 5301
Information legal.
Copyrigth© Petroleumworld, Elio Ohep F., 1999-2008
Todos los derechos de autor reservados
PW in Top 100 Energy Sites CopyRight ©1999- 2006, Petroleumworld   / Elio Ohep F.- All rights reserved Petroleumworld no se hace responsable por los juicios de valor emitidos por esta publicacion, por sus colaboradores y columnistas de opinión y análisis. Aceptamos colaboraciones previa evaluación por nuestro equipo editorial, estamos abiertos a todo tipo o corriente de opiniones, siempre y cuando a nuestro juicio esten dentro de valores éticos y morales razonables. Petroleumworld alienta a las personas a reproducir, reimprimir, y divulgar a través de los medios audiovisuales e Internet, los comentarios editoriales y de opinión de Petroleumworld, siempre y cuando esa reproducción identifique a la fuente original, http://www.petroleumworld.com y se haga dentro de el uso normal (fair use) de la doctrina de la sección 107 de la Ley de derechos de autor de los Estados Unidos de Norteamérica (US Copyright)Internet Web links hacia http://www.petroleumworld.com.ve son apreciadas. This site is a public free site and it contains copyrighted material the use of which has not always been specifically authorized by the copyright owner.We are making such material available in our efforts to advance understanding of business, environmental, political, human rights, economic, democracy, scientific, and social justice issues, etc. We believe this constitutes a 'fair use' of any such copyrighted material as provided for in section 107 of the US Copyright Law. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107, the material on this site is distributed without profit to those who have chosen to view the included information for research, information, and educational purposes. For more information go to: http://www.law.cornell.edu/uscode/17/107.shtml. If you wish to use copyrighted material from this site for purposes of your own that go beyond 'fair use', you must obtain permission fromPetroleumworld or the copyright owner of the material.