Venezuela


World

 

Petroleumworld
Bookstore



links
Institucionales


Banco Central


de
Venezuela
Indicatores

Economicos



Sistema de Control
de  Resúmenes
Curriculares

 

FAJA del ORINOCO

Licitaciones en
el Sector Petrolero

PDVSA Contrataciones
Nacionales


Pequiven Contrataciones
Nacionales

PDVSA


EMPLEOS EN PDVSA



www.dose.gob.ve



 

 

Fedepetrol

 


OPEC


SVIP

 


Noruega en
Venezuela

 


Blogspots
recomendados

Temas de Inversion

Venepiramides

PETROfinanzas

Jose A.Paez


Luis F. Indriago

Gustavo Coronel


Gerencia Energia


El Recadero
-
The Gofer

Martha
Colmenares


Petroleumworld
Socios
de negocios
:


VIPTEL

Venezuelan
International
Internet Provider
& Telecomunications


 

 

 


Suramericapress

 


Opinión - Editorial

 

La semana petrolera latinoamericana :

Víctor Flores García: La caída del magnate
Eike Batista: favorito de Dilma y Petrobrás

 


La quiebra fulminante del magnate brasileño Eike Batista, quien acudió a la ley de quiebras la semana pasada luego de ser el hombre más rico de Brasil y número siete de la lista de Forbes, es la caída de un imperio construido al amparo de los gobiernos de Luiz Inacio Lula da Silva y Dilma Russeauf; y traza una sombra de dudas sobre la estrategia financiera y tecnológica de la estatal Petrobras para explotar sus recientes mega-descubrimientos en aguas profundas.

En el origen de la mayor quiebra en la historia corporativa de América Latina, hay una red de tráfico de influencias y uso de información privilegiada con la cual Eike Batista construyó su fortuna a la sombra del Estado brasileño.
Esta vez, el estatal Banco Nacional de Desarrollo (Bandes), que le hizo préstamos multimillonarios, no acudió a su salvamento; es una decisión de autonomía gubernamental que llegó quizá muy tarde para salvar la reputación de los gobiernos del Partido de los Trabajadores.

Desde un pico de casi 35.000 millones de dólares en marzo de 2012, la riqueza de Batista, casado con una ex modelo que fue portada de Playboy, se evaporó en julio de este año a menos de 5.000 millones de dólares, de acuerdo con el Índice de Multimillonarios Bloomberg. Y tras la quiebra de la petrolera OGX y sus astilleros de OSX este mes, la corporación vale ahora el insignificante uno por ciento de aquel gigantesco valor original de mercado.

En la opinión pública se ha desempolvado la historia del padre de Eike, Eliezer Batista, un antiguo ministro de Minas y Energía, quien fue presidente de la gigantesca minera estatal Vale durante el régimen militar brasileño (1964-1985). En la década de los años 80, el viejo alto funcionario de Energía le heredó a su hijo los mapas y las pistas necesarias para iniciar sus actividades de comercio de oro y diamantes en la Amazonía.

Antiguos gerentes de Petrobras, entre ellos Ildo Sauer, un importante ex director de la petrolera estatal brasileña, reavivan ahora sus relatos de un favoritismo cometido por parte de los gobiernos brasileños hacia las empresas de Batista.

Esa preferencia se ha acentuado durante la era del PT, la izquierda moderada, que gobierna desde 2002, principalmente hacia la petrolera OGX, una recién llegada al negocio de los hidrocarburos en 2007, cuando comenzaron los descubrimientos espectaculares en Brasil. El escándalo configura un masivo tráfico de influencias con una deliberada bendición política, sin transparencia.

Desde los años de las gestiones del antecesor de Lula, Fernando Henrique Cardoso, Eike habría obtenido información privilegiada sobre minas y pozos petroleros que cayeron en sus poder, según este relato reforzado por la contratación de altos ejecutivos de Petrobras y del gobierno en el imperio de Batista, para comprar los derechos de exploración de petróleo y gas de la petrolera de su emporio, OGX.

Las nuevas empresas marca Batista se convirtieron en la maraña alrededor de la industria petrolera que abarcaba la minería (MMX), la logística (LLX), la energía (MPX) y los astilleros (OSX). Todas las filiales fueron bautizadas con una X al final, igual que novata petrolera OGX, para hipnotizar con la leyenda de un signo de multiplicación de fortunas convertido en emblema del emporio que se ha derrumbado en semanas.

Dudas sobre el tesoro de aguas profundas

Las interrogantes comenzaron cuando, en octubre pasado, Petrobras celebró sus 60 años, anunciando multimillonarias inversiones con socios extranjeros para recaudar la masiva marca de más de 235.000 millones de dólares en cinco años (2013-17), duplicando así la inversión anual de México y Venezuela en el mismo lapso gracias a la licitación del ultra profundo Campo de Libra.

La principal duda surgió del retiro los pesos pesados de la industria mundial: Exxon Mobil, Chevron o British Petroleum se distanciaron; y para mayor sorpresa, la española Repsol, que ha participado en exitosas exploraciones en esas aguas profundas brasileñas, abandonó al final la licitación.

Los rumores se dispararon, pero aún así se destapó champagne en Petrobras, en medio de gases lacrimógenos contra las protestas de ultraizquierdas disidentes del PT de Dilma.

El codiciado energético fósil fue descubierto en las entrañas de una formación de hidrocarburos bautizada como “presal”, encontrada en 2007 bajo una capa de dos kilómetros de sal, a 6 km de profundidad bajo el lecho marino, sin contar uno o dos km de tirantes de agua desde la superficie marina y a casi 200 km de las costas de Rio de Janeiro. Un reto tecnológico titánico sin precedente.

Se sabe que la industria petrolera se mueve ahora en las fronteras de lo desconocido ante la extinción del petróleo de fácil extracción, no sólo por las masivas cantidades de recursos financieros necesarios sino por la tecnología de punta necesaria que hacen de la explotación de crudos no convencionales y submarinos una aventura llena de incertidumbres y retos inéditos.

La caída del imperio de Batista estuvo en el origen de la decepción de los mercados internacionales y las grandes petroleras, de acuerdo con un análisis de Gerardo Honty, un investigador en energía del Centro Latinoamericano de Ecología Social, publicado en La Tercera de Chile. Otra parte fueron las condiciones de la apertura a la inversión que reservaron para Petrobras la función de operador único de los consorcios multinacionales organizados bajo su comando.

Las gigantes mundiales de la industria petrolera no participaron en la subasta del Campo de Libra “en razón de una serie de factores de riesgo, entre los que destaca la dificultad de extracción y el riesgo geológico”, de acuerdo con un estudio sobre los campos de “presal” del Centro de Energía y Recursos Naturales de la consultora Ernst & Young, citado por el especialista.

Desarrollar la infraestructura para explotación del crudo bajo “presal” es un desafío para Petrobras y sus socios. "Es un viaje que implica no sólo la mejora de algunos procesos, tales como la perforación, el flujo de petróleo y, principalmente, del gas de ‘presal’ para la tierra, como también, la estructura de las plataformas", coincide en el reporte Farid Estefen, director de Tecnología e Innovación de la Universidad Federal de Río de Janeiro.

OGX: la quiebra de una recién llegada

La quiebra de la petrolera brasileña privada ocurrió un mes antes de la licitación del marino Campo de Libra, cuando no pudo pagar 45 millones de dólares en intereses de bonos emitidos en el exterior que vencían en octubre, de una deuda calculada en 5.000 millones de dólares: las acciones de la empresa se hundieron a la ridícula cifra de siete centavos de dólar cada una.

Y la causa fue más pesada que una capa de sal de dos km: las previsiones de extracción de sus yacimientos habían sido exagerados y las dificultades técnicas para extraer crudo a varios kilómetros de profundidad en yacimientos off shore en la Cuenca de Campos eran superiores a lo esperado. La estampida en los mercados fue devastadora para la joven petrolera brasileña.

Además de haber sido favorecido por el Estado, Eike Batista había construido una ilusión: “Fomentó la especulación e infló de forma artificial el valor de mercado de proyectos petroleros que no habían sido bien madurados. El gobierno y el mercado se equivocaron por haber creído en su delirio”, escribió hace una semana la analista del periódico brasileño O Globo, Míriam Leitão.

Las proyecciones exageradas parecen estar afectando el mundo de los
hidrocarburos no convencionales, como los reservorios submarinos y de esquisto o lutitas, que requieren costosas fracturas de rocas con inyección de lodos con químicos, mediante el polémico fracking.

La burbuja financiera en la industria petrolera parece apuntar a una tendencia a sobrevalorar el volumen de las reservas de los hidrocarburos no convencionales, como el gas encapsulado en rocas de esquisto, el crudo submarino o extra pesado.

Los inversores y los especuladores financieros están urgidos de nuevos negocios en los que invertir sus capitales, mientras los gobiernos buscan desesperadamente atraer inversiones para hacer posible la explotación. Y se subestiman los nuevos riesgos de las aventuras petroleras.

“Los crudos no convencionales no se han comportado como estaba previsto debido a las dificultades técnicas, que son mayores que las esperadas; y por una especie de burbuja especulativa que se forma en torno a previsiones exageradas de los rendimientos de los yacimientos”, de acuerdo con Peter Voser, presidente ejecutivo de la petrolera Shell, quien afirmó lo anterior en una declaración a principios de octubre al diario británico Financial Times.
Control de daños: Dilma debe cambiar

Desde que OGX, la empresa petrolera de Batista, revelara en julio que sus dos únicos pozos productores habían fracasado, los mercados dieron por perdidos unos 6.000 millones de dólares que afectan sobre todo a especuladores minoritarios en la Bolsa de Sao Paulo, en el más grande cese de pagos corporativos de América Latina.

El hundimiento de la OGX del magnate que aspiraba a desplazar al mexicano Carlos Slim de la lista de millonarios, puso en evidencia los problemas que afectan a la industria petrolera de Brasil. La prensa especializada puso el dedo en la llaga: “La bancarrota de Eike Batista advierte sobre los riesgos que enfrenta Petrobras si el gobierno no realiza reformas”, apuntó el FT londinense, con un mensaje directo a Petrobras.

Las dudas de decenas de petroleras extranjeras que dejaron el negocio a los chinos y los franceses, obligaron a Petrobras a elevar de 30 a 40 por ciento su participación en la licitación del campo marino ultra profundo de Libra, en octubre: finalmente, la francesa Total y la anglo-holandesa Shell apostaron 20 por ciento cada una y las chinas CNPC y CNOOC pusieron el resto con 10 por ciento cada una para crear el nuevo consorcio, en medio del escándalo de Batista.

Los analistas de los mercados petroleros ponen en la mesa un dato que emparenta a Petrobras con la empresa de Batista: el gigante estatal hizo en 2010 la mayor oferta de acciones en los mercados, y tres años después han perdido 30% su valor. La deuda de la petrolera estatal subió a 185.000 millones de dólares. Y ahora ha quebrado un socio nacional por mal cálculo en sus exploraciones. O por exageración especulativa.

El FT ha sido categórico en responsabilizar con documentado sarcasmo inglés al gobierno del PT por “cortar las alas” de la industria petrolera brasileña. “El sector de los recursos naturales es en realidad un símbolo del atraso de la reforma que ha obstaculizado a Brasil desde que Dilma Rousseff asumió la presidencia en 2011. Ni una subasta de petróleo se celebró entre 2008 y 2013”.

El diario británico refleja el clima en los mercados internacionales cuando se queja de que cuando al final llegó la licitación del Campo de Libra bajo las aguas profundas en octubre de este año, las “reglas bizantinas” que exigió Petrobras, para ser el operador único de cualquier campo, y ahuyentó a muchas empresas extranjeras, sobre todo las veteranas y grandes.

Además, las reglas estatales exigen a Petrobras vender en Brasil el petróleo refinado (gasolinas, derivados, etc.) por debajo de los precios comerciales, con la esperanza de frenar la inflación en el país. El resultado es que las pérdidas para la más grande empresa estatal brasileña son enormes. Es el sentimiento generalizado en los mercados mundiales.

La compleja arquitectura financiera estatal que busca armonizar las urgencias del gobierno brasileño con la participación de la industria global fue calificada por el diario financiero como una ineficaz “micro-gestión de la industria”.

En vez de eso, indicó el editorial del jueves 7 de noviembre pasado, la presidenta debería optar por una fórmula más simple pero eficaz: “Permitir que las empresas petroleras nacionales y extranjeras prosperen para después gravarlas, y así aprovechar una parte de sus ganancias”.

Brasil ha sufrido un freno en su crecimiento reciente que lo obliga a mantener su estatus de país petrolero de América Latina. Y en forma tacita coloca en el norte del continente el surgimiento de un nuevo desafío para Petrobras: “México se embarca en una ambiciosa reorganización de su sector energético, la supremacía de Brasil se ve cada vez más en riesgo. No es demasiado tarde para cambiar de rumbo”.

Considero que el gobierno brasileño tiene tiempo para asimilar las lecciones de la caída del imperio Batista, porque el clima político en México hace que la discusión especializada no alcance los niveles de complejidad que este caso exige.

Después de todo, Brasil experimenta en carne propia las consecuencias de haber tomado la delantera a México en la reforma petrolera, lejos, en la era de Cardoso, confirmado y ejecutado en la era de Lula y Dilma. Más de una década, digamos.

El corresponsal del diario británico, Joe Leahy, recordó el martes pasado que el propietario de OGX era el empresario favorito del gobierno del PT; y que la propia presidenta Rousseff impulsó el año pasado una fusión de la empresa con Petrobras en un bloque de la región “presal” que, finalmente, no se llevó a cabo por el fracaso de las operaciones ultramarinas.

Leahy se dio una licencia para el sarcasmo: “En la carrera de todo político debe haber momentos que luego, cuando los recuerdan, los hace avergonzar. Para la presidente Dilma Rousseff uno de esos momentos tal vez haya sido el día de abril del año pasado (2012), cuando acompañó a Eike Batista, el ahora socio en bancarrota, a celebrar el primer petróleo extraído de los yacimientos mar adentro frente a la costa de Río de Janeiro”. Un fiasco memorable.

Pero ella planta cara. Ese día la mandataria alabó a Batista, que en aquel entonces todavía era el hombre más rico de Brasil con un impero valuado en más de 30.000 millones de dólares, para un conglomerado de compañías de petróleo, minería, energía y logística. La mayoría de esas empresas eran de reciente creación.

Y el apoyo del banco de desarrollo de Brasil, el Bandes, no podía ser más ostentoso: el banco otorgó al grupo de Batista crédito por 10.000 millones de reales, más de 4.300 millones de dólares (un dólar 2,3 reales).

Esa fue la cúspide de la relación entre Batista y el gobierno de PT. El ascenso de Batista le dio a Dilma y a Lula credibilidad a su defensa de políticas económicas estatistas orientadas a la vez hacia el mercado. “La pregunta es si la caída de Batista hará que el partido sea más o menos intervencionista”.

La respuesta de la presidenta Dilma a interrogación de Leahy la esperamos muchos. Por lo menos, el gobierno del PT no salió corriendo a rescatar a Batista y lo dejó hundirse solo en los mercados. Pero el barco de las empresas X amenaza con no hundirse solo.


Síguenos en twitter y esperamos sus comentarios vía nuestro Facebook


Víctor Flores García, Especialista en comunicación y procesos políticos latinoamericanos. Posgraduado en Communications Policy Studies, City University, Londres y graduado con honores por la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, México. Consultor asociado de AFAN Consultores Internacionales como experto en comunicación y análisis y consultor (STC) del Banco Mundial en estrategias comunicación gubernamental. Con una carrera periodística de más de 25 años, especialista en temas internacionales, ha vivido México, Uruguay y Venezuela; y ha recorrido varios países de América Latina cubriendo los procesos políticos y sociales contemporáneos más relevantes. Ha sido corresponsal para la Agence France Presse, (1996-2008). Desde 2008 a la fecha es especialista en temas energéticos y editor para México de PetroleumWorld. Colaborador de temas internacionales para Dominical Milenio de México (antes Milenio Semanal) y la revista electrónica Contrapunto. Ha publicado ensayos y libros sobre comunicación política y democracia y ha sido profesor de Comunicación Política en las universidades Iberoamericana (DF), Claustro de Sor Juana, Intercontinental, de las Américas Puebla y miembro de la Cátedra Latinoamericana Ignacio Ellacuría de la Universidad Iberoamericana, Puebla. Los puntos de vista expresados no necesariamente son los de Petroleumworld.

Nota del Editor :Petroleumworld alienta a las personas a reproducir, reimprimir, y divulgar a través de los medios audiovisuales e Internet, los comentarios editoriales y de opinión de Petroleumworld, siempre y cuando esa reproducción identifique, a el autor, y la fuente original, http://www.petroleumworld.com y se haga dentro de el uso normal (fair use) de la doctrina de la sección 107 de la Ley de derechos de autor de los Estados Unidos de Norteamérica (US Copyright).

Internet Web links hacia http://www.petroleumworldve.com son apreciadas.

Petroleumworldve.com 12 11 2013

Copyright ©1999-2010 para el autor o agencia de noticias respectiva.Todos los Derechos Reservados. Invitamos el uso de los contenidos de Petroleumworld pudiendo ser utilizados por cualquier medio, para su reproducción, sea esta total o parcial, pero debe ser necesariamente atribuida a Petroleumworld. Los contenidos de otras fuentes y los agencias deben tener la autorizacion respectiva de sus autores.

Envie esa nota a un amigo

Sus comentarios son importantes para nosotros!

Invitamos a todos los lectores a enviarnos
sus comentarios y opiniones sobre este artículo.


Escriba a editor@petroleumworld.com

Pregunas o sugerencias, escriba a :
editor@petroleumworld.com


Se ve mejor con IE 5.01+ Windows NT 4.0,
'95, '98 and ME +/ 800x600 pixels

TOP

Contacto: editor@petroleumworld.com /Teléfonos:(58 212) 635 7252
Celulares :  (58 412) 996 3730  or  (58 212) 952 5301
www.petroleumworld.com/:Editor : Elio Ohep
F.
Director y Productor: Elio Ohep F, Cel:( 58 412) 996 3730
Contacto: editor@petroleumworld.com
Teléfonos Oficina:  (58 212) 635 725
Ventas publicitarias:Malena Vasquez:(58 412) 952 5301
Information legal.
Copyrigth© Petroleumworld, Elio Ohep F., 1999-2008
Todos los derechos de autor reservados
PW in Top 100 Energy Sites CopyRight ©1999- 2006, Petroleumworld   / Elio Ohep F.- All rights reserved Petroleumworld no se hace responsable por los juicios de valor emitidos por esta publicacion, por sus colaboradores y columnistas de opinión y análisis. Aceptamos colaboraciones previa evaluación por nuestro equipo editorial, estamos abiertos a todo tipo o corriente de opiniones, siempre y cuando a nuestro juicio esten dentro de valores éticos y morales razonables. Petroleumworld alienta a las personas a reproducir, reimprimir, y divulgar a través de los medios audiovisuales e Internet, los comentarios editoriales y de opinión de Petroleumworld, siempre y cuando esa reproducción identifique a la fuente original, http://www.petroleumworld.com y se haga dentro de el uso normal (fair use) de la doctrina de la sección 107 de la Ley de derechos de autor de los Estados Unidos de Norteamérica (US Copyright)Internet Web links hacia http://www.petroleumworld.com.ve son apreciadas. This site is a public free site and it contains copyrighted material the use of which has not always been specifically authorized by the copyright owner.We are making such material available in our efforts to advance understanding of business, environmental, political, human rights, economic, democracy, scientific, and social justice issues, etc. We believe this constitutes a 'fair use' of any such copyrighted material as provided for in section 107 of the US Copyright Law. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107, the material on this site is distributed without profit to those who have chosen to view the included information for research, information, and educational purposes. For more information go to: http://www.law.cornell.edu/uscode/17/107.shtml. If you wish to use copyrighted material from this site for purposes of your own that go beyond 'fair use', you must obtain permission fromPetroleumworld or the copyright owner of the material.