Venezuela


World

 

Petroleumworld
Bookstore



links
Institucionales


Banco Central


de
Venezuela
Indicatores

Economicos



Sistema de Control
de  Resúmenes
Curriculares

 

FAJA del ORINOCO

Licitaciones en
el Sector Petrolero

PDVSA Contrataciones
Nacionales


Pequiven Contrataciones
Nacionales

PDVSA


EMPLEOS EN PDVSA



www.dose.gob.ve



 

 

Fedepetrol

 


OPEC


SVIP

 


Noruega en
Venezuela

 


Blogspots
recomendados

Temas de Inversion

Venepiramides

PETROfinanzas

Jose A.Paez


Luis F. Indriago

Gustavo Coronel


Gerencia Energia


El Recadero
-
The Gofer

Martha
Colmenares


Petroleumworld
Socios
de negocios
:


VIPTEL

Venezuelan
International
Internet Provider
& Telecomunications


 

 

 


Suramericapress

 


Opinión - Editorial

 

La semana petrolera latinoamericana :

Víctor Flores García: Los riesgos de
la revolución energética en EEUU

 

 

La principal consecuencia de la revolución energética que se disparó en EEUU desde 2008 es que las urgencias de importación para su consumo podrían caer en una forma inédita, y extenderse a China, la Unión Europea e India, erosionando el poder de los petro-Estados como Rusia, Irán y Venezuela; y otros jugadores que intentan lograr la explotación de los hidrocarburos no convencionales o shale, como Brasil, Argentina y México.

Esta sexta y última entrega dedicada al tema en el arranque de 2014, la he dedicado a examinar los riesgos para que prosiga en el tiempo esa revolución que coincide de manera fortuita con la llegada de Barack Obama a la Presidencia; y se extienda a otros países en los próximos diez o quince años.

La fiebre por la explotación del petróleo de esquisto se extiende en forma atractiva a otros países naciones, lo cual aumentaría la seguridad energética global, evitando el potencial daño económico causado por los productores que antes parecían mantener al mundo como rehén. Así ocurrió durante la geopolítica de la Guerra Fría y la tentación renace ahora con algunos gobiernos proclives a utilizar el petróleo como arma política en América Latina.

Pocos analistas se atreven a advertir desde ya los riesgos de una revolución energética en EEUU. Ese país disparó su producción petrolera en sólo cinco años, de 5 a 7,5 millones de barriles diarios en 2013, y marcha hacia lograr en dos años su máximo histórico de 9,6 millones b/d, registrado en 1970. Pero la tecnología descubierta es costosa; no es infalible; los pozos producen cantidades limitadas por periodos muy cortos; la fórmula química no es aplicable a cualquier formación geológica; y el mismo boom ha reducido los precios en 40 por ciento abatiendo las ganancias.

Es sabido que gracias a la visión del multimillonario George Mitchel -que en los años 80s gastó millones y tardó muchos años para descubrir una tecnología que permite por primera vez liberar los combustibles fósiles atrapados en herméticas rocas de esquisto mediante la ruptura hidráulica-, EEUU ha logrado reducir sus compras al extranjero a la cuarta parte de su consumo; y ceder a China el primer lugar como mayor importador de crudo.

Los países que miran hacia EEUU como China, Rusia, y en América Latina Argentina y México, deberán asumir los riesgos tecnológicos y financieros de la explotación del petróleo de esquisto; analizar el impacto ecológico por el uso masivo de agua mezclada con químicos; y finalmente, abandonar la idea de que se puede copiar fácilmente el procedimiento para reservorios con especificaciones diferentes.

Desacuerdo entre expertos

Uno de los trabajos recientes para el debate ha sido publicado el 7 de enero de este año 2014 en The Conversation por el académico  Scott L. Montgomery de la Escuela Jackson de Estudios Internacionales de la Universidad de Washington (“Shale oil the boom heardaround the world”), en el cual reconoce que EEUU se encuentra en un auge petrolero; para preguntarse si  el petróleo de esquisto bituminoso podría rediseñar radicalmente el mapa geopolítico.

Este profesor de Energía y Geopolítica, comienza por hacer una descripción de ese valioso aceite ligero: se trata de un crudo que se encuentra encapsulado o en piedra arenisca apretada, también conocida como aceite hermética, para el cual no hay alternativas en el mercado; a diferencia del gas natural, que puede  ser reemplazado por el carbón, la energía nuclear o las energías renovables.

He comentado en columnas anteriores los esfuerzos que hace China y otros países como Argentina y México en América Latina, para llevar esa tecnología de punta, guardada con celo contra el espionaje industrial en EEUU, a sus reservorios que antes resultaban de una dificultad que los hacía improductivos.

Las principales incertidumbres están relacionadas con la geología, según el experto: “El aceite esquisto reside en roca petrolífera con poros que están sin conectar. La fracturación conecta los poros y crea vías para que fluya hacia el pozo. El esquisto es sólo un tipo de roca donde esto funciona. Puede funcionar especialmente bien, porque las lutitas son rocas de fuente primaria para el petróleo y por lo tanto puede contener todo el hidrocarburo”. Por lo tanto, el potencial de un campo depende de que se presenten estas características.

El siguiente problema reside en la técnica de Fracking, mediante la cual las rocas son fracturadas con inyección hidráulica de lodos químicos. Esto tiene sus límites y riesgos: “Los pozos fracturados disminuyen rápidamente su producción. El petróleo contactado directamente por las fracturas más abiertas y más grandes fluye primero hacia el pozo y se produce (combustible) rápidamente. A partir de entonces, el aceite localizado más lejos en la red de fracturas se escapa más lentamente al pozo”.

Los datos de producción no son enormes para países que miden su producción en millones de barriles diarios. El profesor Montgomery apunta que los pequeños pozos de esquisto pueden caer de 1.000 a 100 barriles por día en el primer año, y luego de 30 a 50 barriles en dos años más, en un declive más lento.

Estos pozos pagan por sí mismos las inversiones en ese primer año, pero para mantener alta la producción, deben perforarse constantemente más pozos. No obstante, en algunos reservorios de hidrocarburos esquistos esto está cambiando, porque las nuevas técnicas frenan la reducción del deterioro temprano en los pozos. Esa característica permite un pronóstico: “La producción se elevará tal vez durante una década, llegará a una breve meseta, y luego caerá”.

Esto quiere decir que hay un límite insuperable, por ahora, en esa tecnología que apenas tiene cinco años de auge: “La disminución podría ser mitigada por la recuperación mejorada y por un re- fracking. Pero debido a que la extracción de petróleo de esquisto es tan nueva, estos enfoques todavía no están en uso regular y definen una frontera.” Los expertos no pueden ver más lejos.

Diferentes soluciones para lutitas diferentes

El otro límite que ya se hace evidente viene de la propia roca esquisto. Montgomery señala que el combustible de esquisto ideal tiene tres características: primero, contiene limo o arena significativa, por lo que es frágil y se fractura; segundo, tiene un alto contenido orgánico, con mucho aceite; y tercero, tiene buena porosidad o almacenamiento. “También tiene que ser lo suficientemente maduro, haber sido sometido a temperaturas suficientemente altas y presiones que han generado el petróleo de su materia orgánica”.

La evidencia muestra que estos factores claves suelen variar incluso entre reservorios cercanos. Esto significa que los métodos de fractura hidráulica se deben ajustar, no sólo dentro de EEUU, sino sobre todo para las lutitas o esquisto en otros países para los cuales hay menos datos y poca investigación, como China, Rusia, Argentina o México: Allí “será necesario un período de prueba y error antes de que se encuentren métodos eficaces de fracking”.

El especialista concluye que estos niveles de riesgo inicial pueden intimidar a muchas empresas, porque se debe hacer primero una buena parte de la carísima investigación científica. Por si esto fuera poco, enumera otra serie de  obstáculos: “La exploración puede ser frenada por la falta de equipo necesario y falta de tripulaciones experimentadas, por los mayores costos de la perforación, y por las inciertas políticas del gobierno”. El mensaje es claro.

Se sabe que las grandes empresas como Chevron tienen el dinero y están trabajando en la exploración de petróleo de esquisto en varios países: esa empresa se acaban de comprometer para invertir 1.200 millones de dólares en el reservorio de Vaca Muerta, en la Patagonia argentina, que fue descubierto por Repsol-YPF antes de que fuera renacionalizado. “Pero no está claro si van a mantener el rumbo. Aún no hay grandes descubrimientos anunciados”.

El miedo de los ecologistas

Los temores a la tecnología del “fracking” y las protestas callejeras y mediáticas de los ecologistas pueden frenar la propagación del petróleo de esquisto. Aún así, el análisis concluye que las posibilidades de que ocurra un auge de esquisto o explosión fuera de los EEUU “parece en este momento de moderado a bueno. La oposición a la fractura hidráulica, sin embargo, podría ser un factor aleatorio”.

La tecnología se ha enfrentado a mucho temor y “fealdad anecdótica”. Como resultado de esa mala fama, en Francia y partes de Gran Bretaña se ha prohibido por completo la explotación shale, a pesar de que cientos de miles de pozos han sido fracturados hasta la fecha en el mundo: “Algunos estudios recientes, confirman que los temores han sido exagerados, aunque realmente se ha producido la eliminación ilegal de aguas residuales y pozos mal terminados, causando algún tipo de contaminación de mantos acuíferos”.

Al mismo tiempo existen otros nuevos datos que muestran que "son insostenibles las afirmaciones sobre las fugas de metano de los pozos fracturados son  suficientemente grandes como para anular cualquier ahorro de carbono mediante la sustitución del carbón por el gas”. El mayor problema para el fracking, además de sus altas demandas de agua y posibilidad de re-activación de fallas geológicas, “es su realidad como un proceso industrial masivo”, que lo presenta “mal adaptado a zonas pobladas”.

Mucha inversión y poca ganancia

Un debate entre los columnistas John Gapper y Ed Crooks sobre los bajos rendimientos a la mayoría de los inversores en el gas de esquisto en EEUU tuvo lugar a principios de 2014 en el Financial Times.

Las críticas sobre las escasas ganancias son “un recordatorio no sólo de que las cosas pueden salir mal durante un crecimiento elevado de industrias hambrientas de capital, sino también de los puntos fuertes de los mercados de capitales de Estados Unidos”, apuntó Gapper. El analista señala que la exploración de gas de esquisto ha tenido tanto éxito en los EEUU que los precios del gas natural han caído, bajando los rendimientos de los inversores.

Crooks, quien es editor del Financial Times para los temas de industria y energía en EEUU hace una advertencia: “Para algunos opositores de la producción de esquisto, las pobres ganancias son una prueba de que toda la industria es una burbuja que debe colapsar finalmente. El gasto de capital de exploración y producción del sector de EEUU durante años ha superado su flujo de caja, y se financia mediante la venta de activos, emisión de capital y deuda. Si ese flujo de capital se secó, ​​argumentan, entonces la perforación y por lo tanto la producción podría hundirse”.

Pero Gapper considera que “tal accidente no parece inminente. Hay pruebas de que las empresas de esquisto "vuelven a gastar dentro de sus posibilidades". En otras palabras, comenta, la exploración de gas de esquisto “es como otras industrias, como la biotecnología y la energía verde, que han atraído grandes entradas de capital a pesar de que las ganancias producen bajos rendimientos”. 

Su optimismo se basa en que los inversionistas de EEUU han financiado proyectos con más dificultad en economías con más riesgos. “Los capitalistas que arriesgan en Silicon Valley –capital tecnológica global- han tenido una mala experiencia en particular en la energía verde”.

Gapper responde a los escépticos que hay pruebas del espíritu de búsqueda de ganancia a toda costa entre los “capitalistas de riesgo” de EEUU: “son entusiastas que asumen riesgos” y sus mercados de capitales premian a estas empresas. “La voluntad de apostar mucho en una empresa no probada está profundamente arraigada en la cultura de negocios EEUU y la creación de empresas en Europa a menudo se enfrentan a un clima inversor más escéptico”.

El boom tiene apenas una década, recuerda Crooks, aunque la se ha disparado en los últimos 5 años: data desde la primera producción lograda por Devon Energy en Texas, después de que en 2002 compró la compañía de George Mitchell, el multimillonario que desde los años 80s gastó millones de dólares en investigación para desarrollar la nueva tecnología.

En la primera etapa de ese boom, cuando el potencial de esquisto fue cada vez más evidente, el sector de petróleo y gas independiente EEUU se disparó. Desde principios de 2002 hasta finales de 2007, el índice de Standar & Poors para  la exploración y la producción del sector petrolero en EEUU se cuadruplicó, muy lejos del S&P-500 de las empresas top que subió apenas 27 por ciento.

En la segunda etapa, desde el comienzo de 2008, el sector de la exploración y la producción ha tenido un rendimiento inferior, con un pobre aumento de 16 por ciento, mientras que el mercado creció un 28 por ciento. La conclusión de Crooks sale de los datos duros: “La industria ha sido una víctima de su propio éxito. La abundancia de suministros de gas de Estados Unidos han enviado los precios hacia abajo, e incluso después de un rebote reciente ayudado por el clima frío del invierno, el precio del gas de referencia de EEUU sigue siendo sólo un tercio de su pico en 2008.”

Finalmente, gracias al boom del petróleo en EEUU los precios del petróleo también están siendo sostenidos, concluye el periodista especializado en petróleo y energía: a pesar de que los suministros mundiales fueron afectados por los disturbios en Libia y las sanciones contra Irán, la cifra mágica alrededor de los 100 dólares por barril aún se mantiene. Pero no por mucho tiempo.

Si el debate sobre esta industria inédita se abre en América latina, debería colocarse en estos términos, basado en la experiencia, y no en elementales prejuicios ideológicos.


Síguenos en twitter y esperamos sus comentarios vía nuestro Facebook


Víctor Flores García, Especialista en comunicación y procesos políticos latinoamericanos. Posgraduado en Communications Policy Studies, City University, Londres y graduado con honores por la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, México. Consultor asociado de AFAN Consultores Internacionales como experto en comunicación y análisis y consultor (STC) del Banco Mundial en estrategias comunicación gubernamental. Con una carrera periodística de más de 25 años, especialista en temas internacionales, ha vivido México, Uruguay y Venezuela; y ha recorrido varios países de América Latina cubriendo los procesos políticos y sociales contemporáneos más relevantes. Ha sido corresponsal para la Agence France Presse, (1996-2008). Desde 2008 a la fecha es especialista en temas energéticos y editor para México de PetroleumWorld. Colaborador de temas internacionales para Dominical Milenio de México (antes Milenio Semanal) y la revista electrónica Contrapunto. Ha publicado ensayos y libros sobre comunicación política y democracia y ha sido profesor de Comunicación Política en las universidades Iberoamericana (DF), Claustro de Sor Juana, Intercontinental, de las Américas Puebla y miembro de la Cátedra Latinoamericana Ignacio Ellacuría de la Universidad Iberoamericana, Puebla. Los puntos de vista expresados no necesariamente son los de Petroleumworld.

Nota del Editor :Petroleumworld alienta a las personas a reproducir, reimprimir, y divulgar a través de los medios audiovisuales e Internet, los comentarios editoriales y de opinión de Petroleumworld, siempre y cuando esa reproducción identifique, a el autor, y la fuente original, http://www.petroleumworld.com y se haga dentro de el uso normal (fair use) de la doctrina de la sección 107 de la Ley de derechos de autor de los Estados Unidos de Norteamérica (US Copyright).

Internet Web links hacia http://www.petroleumworldve.com son apreciadas.

Petroleumworldve.com 12 02 2013

Copyright ©1999-2010 para el autor o agencia de noticias respectiva.Todos los Derechos Reservados. Invitamos el uso de los contenidos de Petroleumworld pudiendo ser utilizados por cualquier medio, para su reproducción, sea esta total o parcial, pero debe ser necesariamente atribuida a Petroleumworld. Los contenidos de otras fuentes y los agencias deben tener la autorizacion respectiva de sus autores.


Envie esa nota a un amigo

Sus comentarios son importantes para nosotros!

Invitamos a todos los lectores a enviarnos
sus comentarios y opiniones sobre este artículo.


Escriba a editor@petroleumworld.com

Pregunas o sugerencias, escriba a :
editor@petroleumworld.com


Se ve mejor con IE 5.01+ Windows NT 4.0,
'95, '98 and ME +/ 800x600 pixels

TOP

Contacto: editor@petroleumworld.com /Teléfonos:(58 212) 635 7252
Celulares :  (58 412) 996 3730  or  (58 212) 952 5301
www.petroleumworld.com/:Editor : Elio Ohep
F.
Director y Productor: Elio Ohep F, Cel:( 58 412) 996 3730
Contacto: editor@petroleumworld.com
Teléfonos Oficina:  (58 212) 635 725
Ventas publicitarias:Malena Vasquez:(58 412) 952 5301
Information legal.
Copyrigth© Petroleumworld, Elio Ohep F., 1999-2008
Todos los derechos de autor reservados
PW in Top 100 Energy Sites CopyRight ©1999- 2006, Petroleumworld   / Elio Ohep F.- All rights reserved Petroleumworld no se hace responsable por los juicios de valor emitidos por esta publicacion, por sus colaboradores y columnistas de opinión y análisis. Aceptamos colaboraciones previa evaluación por nuestro equipo editorial, estamos abiertos a todo tipo o corriente de opiniones, siempre y cuando a nuestro juicio esten dentro de valores éticos y morales razonables. Petroleumworld alienta a las personas a reproducir, reimprimir, y divulgar a través de los medios audiovisuales e Internet, los comentarios editoriales y de opinión de Petroleumworld, siempre y cuando esa reproducción identifique a la fuente original, http://www.petroleumworld.com y se haga dentro de el uso normal (fair use) de la doctrina de la sección 107 de la Ley de derechos de autor de los Estados Unidos de Norteamérica (US Copyright)Internet Web links hacia http://www.petroleumworld.com.ve son apreciadas. This site is a public free site and it contains copyrighted material the use of which has not always been specifically authorized by the copyright owner.We are making such material available in our efforts to advance understanding of business, environmental, political, human rights, economic, democracy, scientific, and social justice issues, etc. We believe this constitutes a 'fair use' of any such copyrighted material as provided for in section 107 of the US Copyright Law. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107, the material on this site is distributed without profit to those who have chosen to view the included information for research, information, and educational purposes. For more information go to: http://www.law.cornell.edu/uscode/17/107.shtml. If you wish to use copyrighted material from this site for purposes of your own that go beyond 'fair use', you must obtain permission fromPetroleumworld or the copyright owner of the material.