Venezuela


Brasil


World


México


Bolivia


Perú


Trinidad
&
Caribbean

 






Banco
Central
de
Venezuela
Indicatores

Economicos

 

 


Guillao
Confidencial, off the record


Milagro del diablo

 

Milagrería en revolución

Cuando en “Cien Años de Soledad”, Melquíades arrastraba por las calles de Macondo los dos lingotes imantados, pregonando que se trataba de  “la octava maravilla de los sabios alquimistas de Macedonia”, los  espantados  pobladores no sabían que pensar al observar cómo  los calderos, pailas y  tenazas de todas las casas, comenzaban a moverse y las maderas “crujían por la desesperación de los clavos”. Es que las cosas toman vida propia - decía Melquíades-  todo es cuestión de despertarles el ánima. Para los habitantes del pueblo, el imán era brujería y Melquíades un brujo, o tal vez el mismísimo demonio. Nada diferente a cuando los conquistadores llegaron a caballo y los indígenas los veían como una sola pieza. O a los mismos conquistadores, quienes  pensaban que América era un regalo de Dios, por la valentía haber sacado a los árabes de España. O sea, la Conquista de América era un premio de Dios por la Reconquista de España. Puro realismo mágico.  Tal vez deberíamos nombrar  a Macondo, capital de América Latina. ¿Y que tal ubicarla en territorio venezolano? El realismo en nuestro país ha sido más mágico que en otras latitudes. Total,  nuestros indígenas inventaron la leyenda de El Dorado y luego el petróleo nos hizo pensar que la prosperidad llovía. Ese chorro que se convirtió por décadas en la renta del país, nos ha dejado como herencia la mentalidad rentista. La renta pasa; pero la mentalidad rentista queda.  Por ello, nos cuesta relacionar el trabajo con el éxito, nuestro dinero depende del estornudo de un jeque árabe que suba o baje los precios del petróleo. Nos hemos acostumbrado a vivir de boom en boom y de paquete en paquete. Igual nos cuesta ubicar en las empresas exitosas las fuentes de ingresos; total, que nos pongan “donde haiga” en el gobierno, es más  rentable que trabajar y sudar por años una empresa. Qué razón tenía Pérez Alfonzo cuando con su Efecto Venezuela nos explicó que los booms petroleros transformados en despilfarro y corrupción, le provocan a Venezuela indigestión y descompensación. Y ello se traduce para Juan Bimba en hambre, marginalidad y exilio del sentido común. En el fondo creemos en Mesías y en soluciones mágicas. Por ello el país discute lo que es un sacrilegio en cualquier país medianamente desarrollado: la instalación de un socialismo arqueológico  en pleno siglo XXI, bajo un liderazgo de un  individuo para toda la vida. Parafraseando al Libertador, discutimos lo que ya debía estar decidido. Somos una “república aérea”, que no termina de aterrizar. Se solicita tren de aterrizaje.

ENTRE MILAGROS Y LUMPIAS

Así asistimos a la lógica ilógica de la “revolución”. Botaron a 23.000 técnicos de PDVSA, la empresa pivote del país y nos quieren vender que ahora, en medio de incendios, tuberías rotas, producción en merma y pésima gerencia, esa empresa está mejor que antes. ¿Milagro petrolero? Invaden las haciendas, sustituyen siembras y ganadería por eriales, espantan a los empresarios y nos quieren decir que la producción está boyante. ¿Milagro agrícola? La inseguridad jurídica y control de precios cierra cuatro mil  de las once mil empresas y se jactan de estar industrializando al país. ¿Milagro empresarial? Nos hablan de amor, de que nos quieren mucho,  mientras mantienen excluidos hasta del diálogo, a más de la mitad del país que no comulga con ellos. ¿Milagro comunicacional? Pura magia, a veces con la varita de la ley. RCTV por aquí… echan los polvitos rojitos de “democratización del espectro” y… nada por allá. Miles de desempleados de la heroica televisora, a los se agregan los de las radios también “democratizadas”,  las víctimas del grito “exprópiese”, la Costa Oriental del Lago en pleno. Por  cierto, ¿cuantos desempleados nuevos hay con el retiro de ochenta mil empresarios  en el último año? Pero eso no es nada para nuestro realismo esotérico. Y aunque usted no lo crea, milagro de milagros: según el gobierno, baja el desempleo a 7 %.  Igual hablan de disminución de la pobreza sin explicar que han dejado de construir más de medio millón de viviendas respecto a la tasa de construcción de la “oprobiosa” cuarta república, lo que significa casi tres millones de venezolanos sin techo digno,  gracias a la ineficiencia de la “revolución”. Como si los pobres pudieran dejar de serlo sin techo, en medio de la violencia y de paso, con los hospitales como están.  La prosperidad de los pueblos no obedece a milagros,  ni a héroes de la producción.  La única manera de salir de este atolladero es la unidad, la visión de país, la estrategia y la gerencia. Y todo ello en democracia. En nuestras manos está seguir espantándonos con los melquíadaes o convertirnos en un país asertivo. Se solicita sentido común.   

 

Rafael Gallegos /El Mundo / 09 Abril 2010 ( rafaelgallegoscq@hotmail.com )

 


Guillao
06 08 2010 /
Envíenos su Guillao

Copyright ©1999-2010 para el autor o agencia de noticias respectiva

Todos los Derechos Reservados.

Invitamos el uso de los contenidos de Petroleumworld pudiendo ser utilizados por cualquier medio, para su reproducción, sea esta total o parcial, pero debe ser necesariamente atribuida a Petroleumworld.

Los contenidos de otras fuentes y los agencias deben tener la autorizacion respectiva de sus autores.

 

Envie esa nota a un amigo

Sus comentarios son importantes para nosotros!

 

Invitamos a todos los lectores a enviarnos
sus comentarios y opiniones sobre este artículo.


Escriba a editor@petroleumworld.com

 

Pregunas o sugerencias, escriba a :
editor@petroleumworld.com


Se ve mejor con IE 5.01+
Windows NT 4.0, '95, '98 and ME +/ 800x600 pixels


TOP

Contacto: webmaster@petroleumworld.com/

www.petroleumworld.com/:Editor : Elio Ohep

Director y Productor: Elio Ohep

Contacto:
editor@petroleumworld.com
Teléfonos:Oficina (58 212) 635 7252 ; Elio Ohep (58 412) 996 3730

Ventas publicitarias:Malena Vasquez: 412 952 5301

Information legal.
Copyrigth© Petroleumworld, Elio Ohep, 1999-2008

Top 100 energy sites - Todos los derechos de autor reservados