Venezuela


World

 

Petroleumworld
Bookstore



links
Institucionales


Banco Central


de
Venezuela
Indicatores

Economicos



Sistema de Control
de  Resúmenes
Curriculares

 

FAJA del ORINOCO

Licitaciones en
el Sector Petrolero

PDVSA Contrataciones
Nacionales


Pequiven Contrataciones
Nacionales

PDVSA


EMPLEOS EN PDVSA



www.dose.gob.ve



 

 

Fedepetrol

 


OPEC


SVIP

 


Noruega en
Venezuela

 


Blogspots
recomendados

Temas de Inversion

Venepiramides

PETROfinanzas

Jose A.Paez


Luis F. Indriago

Gustavo Coronel


Gerencia Energia


El Recadero
-
The Gofer

Martha
Colmenares


Petroleumworld
Socios
de negocios
:


VIPTEL

Venezuelan
International
Internet Provider
& Telecomunications


 

 

 


Suramericapress

 


Puntos de Vista
Análisis y opinión sobre energía, geopolítica y civilización

VFG entrevista a Almudena Bernabéu sobre el Juez Garzón
Bernabéu : "Garzón fue juzgado por cumplir con sus obligaciónes"

EFE/Sergio Barrenechea

El juez Baltasar Garzón a su llegada al Tribunal Supremo, en Madrid, el dos de febrero pasado.

Esta “abogada por la justicia universal”, dedicada a conseguir el castigo para los criminales de las dictaduras latianoamericanas, expresa su desencanto por el proceso contra el juez español.

Por Víctor Flores García

La abogada española Almudena Bernabéu ha forjado su carrera como cazadora de criminales de lesa humanidad en América Latina y como defensora de las víctimas de las dictaduras de Chile y Argentina, al lado de Baltasar Garzón. El reconocido juez de la Audiencia Nacional de España fue condenado por el Tribunal Supremo de ese país a 11 años de inhabilitación. La abogada, de 39 años, quien busca ahora extraditar a España a los acusados de crímenes contra la humanidad en Guatemala y El Salvador, analiza los entresijos de la trama que acabó con la carrera de su mentor y amigo.

La reciente condena del Tribunal Supremo de España contra el juez Baltasar Garzón significa un castigo de por vida si se considera que tendrá 67 años al final de la pena, en un país donde los jueces se deben jubilar a los 70. En 24 años de carrera, Garzón se encargó de los procesos contra el dictador chileno Augusto Pinochet (quien falleció en 2006 a los 96 años) y de los “vuelos de la muerte” en los que desaparecían presos políticos en Argentina durante la dictadura militar (1976-1983); desarticuló parte del entorno armado y violento de la organización separatista vasca Euskadi Ta Askatasuna (ETA); desmanteló bandas de narcotráfico; descubrió el blanqueo de capitales en las redes de corrupción gubernamental y combatió toda forma de terrorismo. En 2009, una investigación sigilosa durante casi un año del llamado Caso Gürtel, en el que detectó hasta 20 millones de euros blanqueados en Suiza y otros paraísos fiscales, lo llevó al final de su carrera: el juez español logró desmantelar un entramado de corrupción que saqueaba fondos públicos y derrumbó a una veintena de políticos del ahora gobernante Partido Popular (PP). Pero los papeles se invirtieron: Garzón fue investigado y sentado en el banquillo de los acusados, señalado por haber violado el derecho a la legítima defensa al ordenar intervenir las conversaciones telefónicas entre los acusados y sus abogados, a quienes él había puesto bajo sospecha de complicidad.

Baltasar Garzón sostiene que nunca ordenó escuchar a los abogados de los investigados por corrupción sino a los presos por ese caso; pero afirma que algunos de los defensores tuvieron “un papel clave en el mecanismo de blanqueo de dinero de la trama”. Después de la grabación de las conversaciones telefónicas, Garzón ordenó suprimir las cintas que afectaban a la estrategia de la defensa; pero fue insuficiente y fue condenado por el máximo tribunal. Su colega y discípula Almudena Bernabéu analiza para M Semanal el caso que sacudió a una generación de abogados que brega en varios países del mundo por la aplicación de la justicia universal.

JUGARSE LA VIDA A DIARIO

VFG: ¿Hace cuánto tiempo y cómo comenzó su relación personal y profesional con el juez Baltasar Garzón?

AB: Lo conocí como abogada de la acusación particular en el caso de genocidio en Guatemala (1960-1996, con un saldo de 200 mil muertos y 45 mil desaparecidos, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas). El juez Baltasar trabajó en ese caso durante un tiempo, hasta la llegada del juez Santiago Pedraz al Juzgado Central de la Audiencia Nacional No. 1. Además, Garzón ha sido durante años director de un curso de verano de la Universidad Complutense de Madrid, al que he sido invitada en ocasiones a participar y a colaborar.

Por cuestiones que tienen que ver estrictamente con mi trabajo y la defensa de los derechos humanos, el juez Garzón ha atendido, junto con otros jueces de varios países en Latinoamérica y Estados Unidos, conferencias importantes en California, en las que hemos coincidido.

VFG ¿Cómo retrataría con una imagen personal el estilo de trabajo de Garzón y su concepción de la justicia universal imprescriptible?

AB: Desde nuestro lugar profesional, siempre hemos coincidido en la necesidad de defender, a través de los procesos en tribunales nacionales y el rigor apasionado, a las personas a quienes nadie, nunca, presta atención, a las que el Arzobispo de San Salvador, monseñor Romero (asesinado en 1980 en esa capital, de un tiro al corazón cuando oficiaba misa), llamaba los “sin voz”… Baltasar desde su juzgado y yo desde mi despacho y con mis escritos hemos intentado darles un poquito de voz.

VFG: ¿Le ha comunicado usted a Garzón sus pensamientos a lo largo de este proceso en su contra?

AB: Siempre. Él siempre ha sabido cómo nos sentimos sus colegas al respecto y lo que esto significa para la defensa de los derechos humanos, para tantos jueces que como él se la juegan a diario.

VFG: Siendo aún muy joven, usted colaboró en dos casos históricos que encabezó el juez Garzón: el del ex militar argentino Adolfo Scilingo, oficial de la Marina de Guerra durante la dictadura militar (1976-1983), y el del dictador Augusto Pinochet, quien gobernó Chile entre 1973-1990. ¿Cuál es la principal enseñanza que usted y su generación de abogados extrajo de aquellas experiencias?

AB: En aquellos años yo empezaba mi carrera y fueron mis compañeros los que generosamente me hicieron un espacio en lo que acontecía en esos casos. Como observadora joven, estaba medio impresionada y apenas formándome. Creo que sí puedo decir que ha habido un antes y un después de aquellos casos que han influido profundamente en la formación del derecho penal internacional tal y como lo entendemos, lo analizamos y lo utilizamos hoy. Aunque fue una conjunción de fuerzas, de individuos, de roles, la importancia del juez Garzón, del fiscal Carlos Castresana, de la fiscal Dolores Delgado o del abogado Manuel Olle, etcétera, no se pueden, jamás, ignorar.

VFG: ¿Cómo obtuvo de las víctimas chilenas refugiadas en EU la documentación y los testimonios que puso a disposición del equipo de Garzón para la acusación en España contra Pinochet?

AB: Inmediatamente después de que se procesara a Pinochet en España y se enviara la demanda de extradición al Reino Unido, el equipo de abogados del Center for Justice and Accountability (Centro para la Justicia y Responsabilidad, CJA, por sus sigas en inglés, con sede en San Francisco), al que apenas yo me incorporaba, recibió muchas llamadas de miembros de la comunidad chilena con ánimo y deseos de participar y de ayudar en todo lo posible. Sólo nos pedían poder canalizar dicha ayuda (…). El equipo legal de esta organización no gubernamental lo hizo: tomó declaraciones, preservó información de acuerdo con las reglas de prueba en EU y le remitió lo obtenido al juez Garzón, con el fin de preservarlo y de, por supuesto, hacer lo posible tanto por las víctimas como por el proceso.

VFG: ¿Cómo logró Garzón que Scilingo confesara su participación en los “vuelos de la muerte”?

AB: Aunque no estuve presente, entiendo por mis compañeros y algunas publicaciones al respecto, que Scilingo inicialmente confesó de forma voluntaria. Tras esto, se contradijo en su testimonio y su comportamiento en general llevó al juez Garzón a tomar la decisión de decretar su arresto.

VFG: El ex juez español cobró fama por perseguir los crímenes de dictaduras latinoamericanas contra la humanidad. ¿Por qué España no puede aún lidiar con los miles de muertos, fusilados, enterrados en fosas comunes y desaparecidos durante la dictadura de Franco?

AB: Esa es una pregunta sin respuesta. Se me ocurre una, mi opinión estrictamente personal: España nunca hizo una transición, llevó a cabo lo que en EU llaman un cambio sólo cosmético de la situación de dictadura a la aparente democracia. El esfuerzo fue loable, fuerte; pero fruto de muchos pactos, de muchas concesiones, de muchos chantajes, de amenaza golpista (la que se materializó en 1981). En mi opinión, la democracia se cerró y se consolidó sin cambios en profundidad, sólo en la supervivencia. Ni la banca, ni las Fuerzas Armadas, ni la judicatura fueron purificadas de ningún modo. Los mismos que habían gozado de prerrogativas durante el franquismo, se aseguraron de mantenerlas durante el gobierno de transición. Así, muchos de los sectores de la sociedad española son todavía objeto de comportamientos trasnochados, de comportamientos y prebendas más típicos de una dictadura que de una democracia de verdad… amén de la explícita exclusión de miles de víctimas reprimidas durante los 40 años que duró la dictadura. Como dicen mis amigos salvadoreños: “¿Cómo van a construir una democracia si la mayoría de la población que la conforma está por definición excluida de esa misma formación?”.

VFG: Más de 50 años después del nazismo en Alemania aún se ignoraban los robos cometidos contra judíos que generaron fortunas entre los genocidas. ¿Cuántas generaciones deben pasar para que una sociedad pueda atreverse a saber la verdad y enjuiciar a los ya envejecidos culpables que sobreviven a guerras civiles internas y a las dictaduras?

AB: No hay un número definido. Sí creo que, a veces, transcurrido un periodo de tiempo, la gente se siente más fuerte; las nuevas generaciones heredaron el silencio, pero no el miedo… y se atreven a hacer cosas que sus padres o abuelos no pudieron, de ningún modo. Creo que el paso del tiempo, la madurez individual y colectiva, la memoria, la historia, el rechazo al olvido, generan justicia, y con ésta llegan la transición y el cambio.

EL CASO GÜRTEL Y LA INVESTIGACION DEL FRANQUISMO

VFG: Garzón destapó el llamado Caso Gürtel, la red de corrupción que saqueó fondos públicos españoles. El asunto sacó de la política a dos decenas de líderes del PP, partido del presidente español Mariano Rajoy. ¿Hasta qué grado se ha politizado la justicia española?

AB: La justicia es, en teoría, independiente del poder político; pero es una línea fina, si tenemos en cuenta que la justicia es ejercida por seres humanos, en muchas ocasiones, altamente politizados.

VFG: La sentencia condenatoria califica la actuación de Garzón en este caso como un juez “arbitrario” y “totalitario”, por ordenar prácticas “propias de sistemas políticos ya superados”, como grabar en la cárcel las comunicaciones de los sospechosos de corrupción con sus abogados. ¿Cuáles son los límites de un juez para investigar sin violar los derechos de los procesados?

AB: Esta es la parte, quizá, que más ha confundido al mundo, y no es justo. Esto es demagogia. En el tema de las escuchas el fiscal solicitó su total absolución. El Tribunal Supremo negó la práctica de pruebas solicitadas por la defensa del juez Garzón, así como negó las recusaciones planteadas contra algunos de los magistrados que no eran garantía de independencia e imparcialidad frente al juzgamiento. En casos similares, otros jueces españoles nunca fueron enjuiciados, al ser cuestiones concernientes al régimen procesal interno, pero nunca un delito.

VFG: Garzón también enfrenta otro proceso —que está listo para sentencia— por su investigación de los crímenes de la dictadura de Franco. Él extendió la jurisdicción universal a los delitos de lesa humanidad en América Latina hace 30 o 40 años. ¿Cómo se explica que haya fracasado en su intento de investigar en su propio país estos crímenes del franquismo cometidos hace ya 75 años?

AB: Garzón fue juzgado precisamente por cumplir con sus obligaciones con el derecho internacional de los derechos humanos y amparar a las víctimas de crímenes contra la humanidad. En esta causa, el juez Garzón es acusado del presunto delito de prevaricación (dictar conscientemente una sentencia injusta), por haber aceptado y asumido que es deber judicial investigar la verdad sobre los crímenes de lesa humanidad cometidos durante la dictadura franquista y, en particular, la de exhumar las fosas comunes donde se sigue sin identificar a las víctimas de la desaparición forzada, tortura y ejecución extrajudicial, 114 mil 266 personas.

LOS ECOS DE LA CONDENA EN EL MUNDO

VFG: Desde 1988 Garzón llegó a ser titular de un Juzgado de Instrucción Central de la Audiencia Nacional. ¿Cómo fue posible que una carrera de 24 años de éxitos celebrados en todo el mundo sea derrotada y termine con una expulsión punitiva de la carrera judicial?

AB: Es inaudito y desproporcionado, y todo el mundo debe saber que lo han apartado de la judicatura para siempre. Él tendría, en todo caso, que pasar otra vez el examen para ser juez; es lamentable.

VFG: La instancia superior del Poder Judicial español rechaza “los ataques personales e institucionales que cuestionan de manera frívola y carente de fundamento la actuación del Tribunal Supremo”. ¿Atentan contra el Estado de derecho los abogados españoles que, como usted, cuestionan esa decisión, como afirma el Consejo General?

AB: Por supuesto que no. Nuestros argumentos en contra, cuestionando esa condena, están basados en nuestra legislación.

VFG: El Poder Judicial expresó su “preocupación” por la imagen internacional de la justicia española y sus miembros. Su portavoz, Gabriela Bravo, dijo: “Estamos a la cabeza de Europa como justicia garantista, es intolerable que se les llame fascistas por eso”. ¿Cómo queda la justicia española después del más sonoro escándalo en sus propias entrañas?

AB: Mal, la imagen del Tribunal Supremo español es lamentable. Yo lo sé, que vivo en EU, donde jueces y fiscales han seguido muy de cerca el proceso.

VFG: María, la hija de Garzón, la emprendió en una carta contra quienes “brindan con champán” por la condena de su padre: “Les deseo que este golpe, que ustedes han voceado desde hace años, no se vuelva en contra de nuestra sociedad”. ¿Se ha sentado un precedente en contra de la justicia universal al que aspira Baltasar Garzón y su generación de abogados?

AB: No. Creo que lo han intentado… pero también creo que prevaleceremos.

VFG: Un sondeo realizado para el diario español El País indica que 61 por ciento de entrevistados considera que Garzón “está siendo objeto de una persecución”, y casi 40 por ciento lo considera un prevaricador. ¿Cómo se explica que la sociedad española siga polarizada por los crímenes de hace 75 años o la corrupción del presente?

AB: Quien piense que la sociedad española es homogénea, progresista, debe tener muy en cuenta todo lo que no se hizo durante la transición después de la dictadura.

VFG: En junio de 2011, la Real Academia de la Historia de España acordó revisar las biografías más polémicas, como la del dictador Franco; sin embargo, no ha habido cambios sustanciales. ¿Es posible en este ambiente reescribir una historia oficial que aún describe a Franco como un hombre “autoritario pero no totalitario”, quien “pronto se hizo famoso por el frío valor que sobre el campo desplegaba”?

AB: Esto es una ridiculez, un paso atrás, nostalgia barata de muchas cosas que nunca debieron ocurrir, en primer lugar. A ver si mi querido país se quita las lagañas y mira al futuro, como país europeo… sólo me puede dar risa y algo de vergüenza ajena, pues pienso en mis abuelos, en su vida, y me da un vuelco el estómago.

LA SOMBRA DE GARZÓN SOBRE CENTROAMÉRICA

VFG: Gracias a la aplicación de las normas penales internacionales, se ha procesado en Argentina y Chile a los culpables enjuiciados en España por Garzón, quien se atrevió a dar tutela a las víctimas. ¿No es esta condena una paradoja que puede ser explotada por los militares procesados?

AB: Si, quizá, ese es el riesgo. Ése es el mensaje implícito… Sin embargo, espero que la gente entienda que el trabajo de Garzón en estos casos fue siempre conforme a Derecho, y decir lo contrario es cuestionable, cuando menos…

VFG: Usted ha promovido en España un proceso similar a los casos contra las dictaduras chilena y argentina, por el asesinato de seis sacerdotes jesuitas y sus dos empleadas en El Salvador. El juez Eloy Velasco, de la Audiencia Nacional a la que pertenecía Garzón, ha pedido la extradición a España de una decena de altos jefes militares de la guerra civil (1980-1992). ¿El caso Garzón puede trazar una sombra de pesimismo sobre este caso?

AB: Yo creo que no. Cada juez es independiente, su criterio es único, y dentro del ámbito de las leyes penales y procesales, cada uno hace lo que debe hacer. Eloy Velasco ha hecho, en función de la prueba, los resultados de la investigación, etcétera, lo que debe hacer como juez. El trabajo, el caso (el pedido de extradición a España del alto mando militar de la guerra civil salvadoreña) seguirá adelante en toda su plenitud. Dicho esto, sí me preocupa, y mucho, como profesional del Derecho, el elemento aleccionador que el daño infligido al juez Garzón tiene para otros jueces de instrucción que se juegan sus pellejos todos los días, por sacar adelante las investigaciones más difíciles, las que más riesgo acarrean…

VFG: Uno de esos militares, el coronel Inocente Montano, ha sido acusado por mentir a una autoridad migratoria la semana pasada en EU, donde está detenido. Si el Poder Judicial de El Salvador niega las extradiciones de los militares a España, como lo pronostican expertos en derechos humanos cercanos a los jesuitas, ¿considera posible que la extradición del coronel Montano desde EU pueda ser el grano que permita desarmar la mazorca de la impunidad?

AB: Sí, sin duda, y haremos todo lo que está en nuestra manos para que esa extradición tenga lugar y pueda haber un juicio por el asesinato de los seis jesuitas y sus dos empleadas, una madre y su hija.

VFG: Otro caso en el que usted trabaja es el del genocidio cometido en Guatemala, en particular contra miles de mujeres indígenas. El principal acusado del caso es el general Efraín Ríos Montt, un militar con un capital político activo. ¿Cuál es el futuro de este caso, con tantas ramificaciones políticas, impulsado por usted y el CJA?

AB: En ese caso siempre perseguí, como en todos, lograr lo que esperamos tendrá lugar en las próximas semanas: que Ríos Montt sea juzgado. Esta es la relevancia del trabajo de justicia universal que se ha hecho en España. Sin el trabajo de mis colegas en Guatemala, por supuesto, pero también sin el trabajo, el gran trabajo hecho por todos en el caso ante la Audiencia Nacional de España, todos los avances en la prueba, la presión que la existencia de esa investigación ha representado desde 2006, el procesamiento de Ríos Montt hubiera sido mucho más difícil. Por supuesto que las circunstancias en Guatemala, en la fiscalía general, el papel de ciertos individuos con mucho coraje, son fundamentales. Pero sin duda, sin todo lo avanzado en España esto no hubiera sido posible. Estoy orgullosa de mi trabajo y del de mi equipo, por todo lo hecho y porque en breve veamos al general en el banquillo.

Síguenos en twitter y esperamos sus comentarios vía nuestro Facebook

 

Almudena Bernabéu es abogada especializada en Derecho Internacional Público, formó su carrera como cazadora de criminales de lesa humanidad en América Latina, trabaja en casos de justicia universal, con la ONG Center for Justice & Accountability (www.cja.org). Ha llevado casos como el de los asesinatos de jesuitas españoles en El Salvador o el genocidio de Guatemala. Víctor Flores García es un experimentado periodista Salvadoreño radicado actualmente en México, veterano de los medios y con 12 anos en la Agencia France Presse. Flores García es actualmente articulista de varios medios en México y Centro América, ademas de corresponsal de Petroleumworld en México. Sus puntos de vista no necesariamente son los de Petroleumworld .

Nota del Editor: Esta entrevista fue originalmente publicada en Milenio Semanal , el 19 02 2011. Reproducimos el mismo en beneficio de los lectores.


Petroleumworld alienta a las personas a reproducir, reimprimir, y divulgar a través de los medios audiovisuales e Internet, los comentarios editoriales y de opinión de Petroleumworld, siempre y cuando esa reproducción identifique, a el autor, y la fuente original, http://www.petroleumworld.com y se haga dentro de el uso normal (fair use) de la doctrina de la sección 107 de la Ley de derechos de autor de los Estados Unidos de Norteamérica (US Copyright).

Internet Web links hacia http://www.petroleumworldve.com son apreciadas.

Petroleumworldve.com 19 02 2012

 


Copyright ©1999-2010 para el autor o agencia de noticias respectiva.Todos los Derechos Reservados. Invitamos el uso de los contenidos de Petroleumworld pudiendo ser utilizados por cualquier medio, para su reproducción, sea esta total o parcial, pero debe ser necesariamente atribuida a Petroleumworld. Los contenidos de otras fuentes y los agencias deben tener la autorizacion respectiva de sus autores.

Envie esa nota a un amigo

Sus comentarios son importantes para nosotros!

Invitamos a todos los lectores a enviarnos
sus comentarios y opiniones sobre este artículo.


Escriba a editor@petroleumworld.com

Pregunas o sugerencias, escriba a :
editor@petroleumworld.com


Se ve mejor con IE 5.01+ Windows NT 4.0,
'95, '98 and ME +/ 800x600 pixels

TOP

Contacto: editor@petroleumworld.com /Teléfonos:(58 212) 635 7252
Celulares :  (58 412) 996 3730  or  (58 212) 952 5301
www.petroleumworld.com/:Editor : Elio Ohep
F.
Director y Productor: Elio Ohep F, Cel:( 58 412) 996 3730
Contacto: editor@petroleumworld.com
Teléfonos Oficina:  (58 212) 635 725
Ventas publicitarias:Malena Vasquez:(58 412) 952 5301
Information legal.
Copyrigth© Petroleumworld, Elio Ohep F., 1999-2008
Todos los derechos de autor reservados
PW in Top 100 Energy Sites CopyRight ©1999- 2006, Petroleumworld ™  / Elio Ohep F.- All rights reserved Petroleumworld no se hace responsable por los juicios de valor emitidos por esta publicacion, por sus colaboradores y columnistas de opinión y análisis. Aceptamos colaboraciones previa evaluación por nuestro equipo editorial, estamos abiertos a todo tipo o corriente de opiniones, siempre y cuando a nuestro juicio esten dentro de valores éticos y morales razonables. Petroleumworld alienta a las personas a reproducir, reimprimir, y divulgar a través de los medios audiovisuales e Internet, los comentarios editoriales y de opinión de Petroleumworld, siempre y cuando esa reproducción identifique a la fuente original, http://www.petroleumworld.com y se haga dentro de el uso normal (fair use) de la doctrina de la sección 107 de la Ley de derechos de autor de los Estados Unidos de Norteamérica (US Copyright)Internet Web links hacia http://www.petroleumworld.com.ve son apreciadas. This site is a public free site and it contains copyrighted material the use of which has not always been specifically authorized by the copyright owner.We are making such material available in our efforts to advance understanding of business, environmental, political, human rights, economic, democracy, scientific, and social justice issues, etc. We believe this constitutes a 'fair use' of any such copyrighted material as provided for in section 107 of the US Copyright Law. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107, the material on this site is distributed without profit to those who have chosen to view the included information for research, information, and educational purposes. For more information go to: http://www.law.cornell.edu/uscode/17/107.shtml. If you wish to use copyrighted material from this site for purposes of your own that go beyond 'fair use', you must obtain permission fromPetroleumworld or the copyright owner of the material.