Venezuela


World

 

Petroleumworld
Bookstore



links
Institucionales


Banco Central


de
Venezuela
Indicatores

Economicos



Sistema de Control
de  Resúmenes
Curriculares

 

FAJA del ORINOCO

Licitaciones en
el Sector Petrolero

PDVSA Contrataciones
Nacionales


Pequiven Contrataciones
Nacionales

PDVSA


EMPLEOS EN PDVSA



www.dose.gob.ve



 

 

Fedepetrol

 


OPEC


SVIP

 


Noruega en
Venezuela

 


Blogspots
recomendados

Temas de Inversion

Venepiramides

PETROfinanzas

Jose A.Paez


Luis F. Indriago

Gustavo Coronel


Gerencia Energia


El Recadero
-
The Gofer

Martha
Colmenares


Petroleumworld
Socios
de negocios
:


VIPTEL

Venezuelan
International
Internet Provider
& Telecomunications


 

 

 


Suramericapress

 


 

 

Puntos de Vista
Análisis y opinión sobre energía, geopolítica y civilización

 

Apuntes: “Ideas preliminares” sobre temas energéticos de consideración prioritaria


 

Por César Quintini Rosales

Consideraciones de apertura

Como lo expresaba en la ponencia que presenté en el Primer Congreso Venezolano de Energía, realizado en septiembre de 1978 auspiciado por la entonces muy activa Asociación Venezolana de Ingeniería Eléctrica y Mecánica (AVIEM) y lo reiteré en mi breve intervención en ocasión de la instalación de la Comisión de Política Petrolera de la MUD , la Industria Petrolera es parte – sin duda la más importante – del Sistema Energético Venezolano , pero es necesario verla como parte del conjunto mayor, en especial tomando en cuenta que el consumo energético interno ha crecido a una tasa significativa, mientras que la producción petrolera ha permanecido estática, desde un punto vista cuantitativo, durante los últimos cincuenta años.

La Industria de los Hidrocarburos cuyo componente más notorio es el petróleo, contribuye como insumo básico para la producción del treinta por ciento (30%) de la energía eléctrica y de casi la totalidad de la energía destinada a las actividades de transporte, contribución que se hace a precios y/o tarifas ridículamente bajas, partiendo del postulado de que todos los venezolanos tenemos igual derecho a disfrutar de nuestro patrimonio energético, aunque al momento del consumo dicha “igualdad” no es igual.

Ya en la actualidad el consumo interno de hidrocarburos se acerca a la tercera parte de la producción y si no se modifican las tasas de expansión de uno y otro renglón corremos el riesgo de que en menos de un par de décadas, más de la mitad de los hidrocarburos producidos deba dedicarse al consumo interno. No puede continuarse viendo la Industria de los Hidrocarburos simplemente como la principal – casi única – generadora de divisas y el mayor generador de ingresos para el Gobierno Nacional.

Pero la circunstancia de ser la Industria de los Hidrocarburos un proveedor fundamental de la Industria del Suministro Eléctrico y para todos los efectos, prácticamente el único proveedor de energía para el Sector Transporte , nos da una idea de la importancia que para la nación tiene la garantía de suministro confiable de hidrocarburos. El país no sólo depende financieramente de la Industria de los Hidrocarburos, sino que se paraliza de inmediato si no cuenta con un suministro confiable y oportuno de los mismos .

La situación actual

Luego de transcurridas más de dos décadas en que el manejo de las empresas petroleras se condujo con una autonomía no decretada, pero comparable a la de las universidades y a raíz de los cambios políticos ocurridos en la postrimerías del Siglo XX, se ha producido un proceso de cambio que no solamente ha afectado el profesionalismo de su gestión, sino que ha cambiado profundamente su misión y objetivos.

Como consecuencia de los cambios experimentados, no solamente se han mermado los recursos destinados a la buena marcha y expansión de la industria, sino que se han cambiado significativamente los criterios para la designación y promoción del personal, dejándose a un lado la práctica – que se consideraba sólidamente establecida – de la “meritocracia”. Los efectos de estos cambios para ejercer un máximo control político de una organización, que se intentó preservar “blindada” de la política partidista, están a la vista de la nación y del mundo: dificultad para mantener la producción, información tardía e insuficiente, fallas repetitivas en las instalaciones, serios riesgos de seguridad para equipos y personal, restricciones en el suministro de combustible, aumento del contrabando de extracción, prácticas de mercadeo internacional que afectan los ingresos y algunas más que no siempre son del dominio público pero que progresivamente se descubren.

Procesos experimentados

Es oportuno señalar que si bien hubo una seria resistencia al cambio en ocasión del “Paro Petrolero,” en general el proceso de toma de control de la Industria Petrolera se inició de manera moderada. Se nombró Presidente de PDVSA a un profesional de larga trayectoria y con amplia experiencia gerencial y directiva en la Industria Petrolera, se mantuvieron la mayoría de los cuadros altos en manos de personal de carrera y no se modificaron la mayoría de las políticas vigentes. A su vez técnicos y gerentes continuaron su labor como lo habían hecho durante de cada uno de los períodos de transición democrática en las dos décadas precedentes.

Transcurridos unos meses del nuevo gobierno y luego de dificultar por todos los medios posibles la gestión del recién nombrado Presidente de PDVSA, se propició su renuncia y se procedió a designar una nueva Junta Directiva cuyo presidente ya no cumplía con los requisitos profesionales para desempeñar el cargo, pero si con aquellos de filiación y lealtad político-partidista que darían curso a la dependencia incondicional del Poder Ejecutivo. Comenzó allí el proceso de toma y control de la organización y la reconducción de su misión y objetivos. A su vez se acentúa el proceso de resistencia pasiva de la organización existente que, ante las intensificación de las presiones se convierte en una resistencia activa, liderada por lo estratos superiores, con el respaldo de los cuadros técnicos, pero sin un apoyo decidido en las bases, entre las cuales ya se habían conformado grupos contrarios a la organización tradicional y partidarios del gobierno de turno. Cuando surge la crisis, ya el Ejecutivo contaba con una masa de recursos que le permitieron arrasar con quienes se opusieron y así tomar el control total de la organización.

Esto se cita con el propósito fundamental de resaltar la importancia de realizar un proceso de análisis, de lo que significará el proceso de toma de posesión y restablecimiento del control para garantizar la buena marcha de la producción petrolera, de los pasos que deberán tomarse y de los recursos con que se deberá contar para consolidar a las acciones.

Debe además pensarse seriamente cuales son las posibles formas de reacción de quienes tienen el control y disfrutan de los beneficios, a todos los niveles, de la actual forma de organización y de actuación. Como consecuencia es necesario diseñar detalladamente las acciones que deberán tomarse para neutralizar las mencionadas reacciones.

Por otra parte es necesario examinar con detenimiento el impacto que tendría sobre la vida nacional el fracaso en el proceso de toma de posesión de la Industria Petrolera, que a su vez afectaría la Industria del Suministro Eléctrico.

Algunas experiencias de transición

Son cada vez menos los testigos que vivieron la transición del gobierno presidido por Pérez Jiménez a los gobiernos democráticos que condujeron el país hasta finales del Siglo XX, pero hay mucho material escrito al respecto que evidencia que aparte de algunos intentos de alzamiento armado ocurridos, se trató de una transición pacífica y ordenada, donde buena parte de quienes prestaban servicio en la Administración Pública, continuaron haciéndolo hasta su jubilación. La Industria Petrolera, entonces en manos de empresas transnacionales continuó intacta, aunque si fue sometida a importantes incrementos impositivos y se les aplicó la Política de No Concesiones. Se mantuvo la continuidad en el Ministerio de Minas Hidrocarburos, excepto por los cambios en los niveles superiores. El Colegio de Ingenieros de Venezuela comenzó la aplicación de la Ley de Ejercicio de la Ingeniería, centrando su atención en la Industria Petrolera. La gestión del Colegio de Ingenieros y la Política de No Concesiones, jugaron un papel que no se ha valorado debidamente cuando se analiza el proceso de Nacionalización de la Industria Petrolera, que culminó con la legislación que hizo efectiva la toma del control de las concesionarias por PDVSA, a partir del primero de enero de mil novecientos setenta y seis (01/01/76).

Gracias a la labor de dos décadas del Colegio de Ingenieros de Venezuela, para la fecha en que se hizo efectivo el cambio de control y de nombre de las operadoras, un alto porcentaje de los cargos técnicos y gerenciales de dichas empresas estaban en manos de venezolanos y a pesar de que un buen número de ellos agrupados en la asociación denominada AGROPET eran contrarios al cambio, una vez promulgadas y aplicadas las disposiciones legales correspondientes, continuaron su labor responsable y eficientemente, sin detrimento de la buena marcha de las empresas.

En 1979 ocurrió por primera vez en la Historia de Venezuela, un cambio del Poder Nacional del partido de gobierno a un partido de oposición, eso prácticamente no afectó la Industria Petrolera, cuya Casa Matriz, PDVSA, continuó con su mismo presidente durante cuatro años más.

En las demás dependencias del Ejecutivo Nacional, ministerios, institutos autónomos y empresas nacionales, hubo cambios en los niveles superiores, pero los cuadros medios y de base se preservaron y todos los procesos de transición ocurrieron en plena armonía. Posteriormente el Ejecutivo continúo alternándose entre diferentes tendencias y aún cuando hubo cambios en las Directivas de PDVSA, la estructura organizativa de sus filiales y sus directivas se mantuvieron dentro del marco de la llamada “meritocracia”.

Inclusive en 1999 cuando una diferente tendencia política accedió al poder por la vía democrática, la transferencia de ministerios, institutos autónomos y empresas del estado ocurrió en plena armonía y aplicándose las mismas prácticas utilizadas durante cuatro décadas.

En todo caso, durante los períodos anteriores, aunque ocurrieron algunas serias desviaciones (como la de designar un farmaceuta sin ninguna experiencia en el Sector Eléctrico, como presidente de una gran empresa eléctrica) en general no prevaleció la filiación política o la relación familiar, sobre la competencia profesional y la capacidad gerencial, aunque sin duda si se intentó complementarlas.

Lo que si es cierto es que fueron muy escasas las situaciones en que hubo intentos de retener posiciones y menos todavía en que se amenazara con daños a la propiedad nacional o alguna otra forma de sabotaje.

La necesidad de anticipar y prevenir

Aunque no es difícil especular sobre lo que pudiera ocurrir en los procesos de toma de posesión de las instituciones por un nuevo gobierno, eso no será suficiente, es más no analizar a fondo las opciones que pueden presentarse es un inmenso riesgo y quizás también una irresponsabilidad.

Lo que se avecina es totalmente diferente a lo que se ha conocido, por tanto la simple extrapolación de experiencias es inaplicable.

El proceso de desplazar el personal competente pero sin filiación, por personal incondicional aunque no sea calificado, es una situación generalizada en toda la administración publica y demás dependencias del Estado, pero que se acentuó en la Industria Petrolera, ante la resistencia de la mayoría del personal calificado de aceptar los lineamientos impuestos por el ejecutivo. Ocasionando así, no una ‘fuga de talento' sino una ‘pérdida premeditada de talento' por parte del Ejecutivo, que va a requerir grandes esfuerzos para recomponerla.

Habitualmente las organizaciones con una política racional de formación y desarrollo de recursos humanos, identifican con mucha anticipación los procesos de sucesión y desde muy temprano comienzan a preparar a quienes se identifican como posibles reemplazos para las posiciones vacantes que se generen a medida que sus titulares migren para otras posiciones o dejen la organización por renuncia o por otras causas. Esa práctica funcionó sistemáticamente por décadas en la Industria Petrolera y se aplicó en los procesos de venezolanización impulsados por el Colegio de Ingenieros de Venezuela.

Lamentablemente ha sido precisamente en la industria que impulsó las prácticas de formación y desarrollo de recursos humanos en Venezuela, donde por motivos contrarios a la buena práctica, se carece ahora de los medios para recuperar la eficiencia y efectividad de la organizaciones que la integran y el país no cuenta, en las cantidades requeridas, con el personal calificado llenar posiciones que ahora desempeñan personas sin la debida competencia. Esto consecuencia de que buena parte del personal que fue desplazado cuando fue intervenida la Industria Petrolera, en la actualidad tiene otros compromisos y está en otras condiciones que dificultan su retorno. Así mismo el personal más joven y aún no comprometido que se encuentra trabajando en la actividad petrolera, no ha tenido la oportunidad de nutrirse con el conocimiento de personal con mayor experiencia precisamente por la misma circunstancia.

Tareas para los primeros Cien Días y para los Quinientos que Faltan

La magnitud del problema a enfrentar obliga a que desde ahora se proceda a un profundo análisis de las diversas dificultades que pudieran generarse que en cada área, en este caso la Industria Petrolera, las consecuencias que traerán y las acciones que deberán tomarse, preferiblemente tomando como referencia el peor caso, partiendo del postulado de que a nivel nacional se cumplirán las normas constitucionales, pero que a nivel de las demás dependencias pudieran presentarse casos de resistencia pasiva y también activa.

La tarea de análisis y previsión no puede esperar hasta las elecciones nacionales, ni siquiera a la selección del candidato de la oposición, sino que debiera merecer atención prioritaria inmediata, con todos los recursos que puedan dedicársele .

La tarea de análisis y previsión se requiere para todas las actividades que dependan del Ejecutivo Nacional, sólo que son de mayor urgencia en el caso del Sector Energético, del cual son parte fundamental tanto la Industria Petrolera, como la Industria del Suministro Eléctrico. La Industria Petrolera es clave desde el punto de vista financiero, pero los contratiempos que surjan por esta vía no tienen un impacto inmediato sobre la población, como sí lo tienen tanto una interrupción en el suministro de combustibles para el transporte, así como una interrupción mayor del suministro eléctrico, que pudiera derivarse de una reducción en el suministro de combustibles a las plantas generadoras.

El personal que se requiere para enfrentar y corregir las difíciles situaciones que pudieran presentarse debiera comenzar a identificarse y formarse antes que las nuevas autoridades tomen control del Ejecutivo y sus dependencias. Previamente, al menos deben identificarse las áreas más críticas y crearse una base de datos con los candidatos potenciales, así como también elaborarse programas de formación acelerada e identificar a quienes pudieran realizar acciones de entrenamiento y tutelaje. La práctica común del tutelaje es realizarlo desde dentro de las organizaciones, en la situación actual debe investigarse y proponer formas de cómo hacerlo desde afuera.

Es también probable que la Industria Petrolera se encuentre con dificultades financieras a comienzos de un nuevo gobierno, por lo que es conveniente trabajar desde ahora en la búsqueda de soluciones y en el adelanto de las gestiones relacionadas.

Es tarea fundamental garantizar durante los primeros cien días, el suministro de hidrocarburos al Sistema de Transporte, a las plantas generadoras, a las industrias y empresas comerciales y a la población, en especial a quienes usan gas en bombonas.

Iniciar el proceso de separación de actividades atípicas de la Industria Petrolera y migración del personal ligado a dichas actividades, es tarea que pudiera tardarse mas de cien día s.

Los primeros tres años

Consolidar los cuadros de la Industria Petrolera y de las empresas que la constituyan.

Crear oportunidades para incrementar la participación privada, particularmente la nacional, en actividades ligadas a la Industria de los Hidrocarburos.

Iniciar un proceso intensivo de gasificación de ciudades y poblaciones mayores. Actividad que estimula la producción nacional de un gran lote de renglones y puede crear numerosos empleos. Tanto para la construcción de oleoductos y gasoductos, como de líneas eléctricas, será preciso lograr la máxima colaboración de quienes manejen los asuntos ambientales, tarea que puede y debe adelantarse desde ahora .

Concluir las acciones necesarias para garantizar un adecuado suministro de gas natural a las plantas eléctricas que en la actualidad consumen combustibles líquidos, asignando la condición de reserva a las instalaciones que no puedan ser alimentadas con gas.

Acordar con los países de Centro América y El Caribe, que reciben nuestros hidrocarburos en condiciones especiales, arreglos que permitan el acceso a sus mercados de otros productos venezolanos que puedan competir con las importaciones que hacen desde otros países, en particular de la Unión Europea. A tal efecto se podrían realizar los ajustes del caso en embarcaciones que ahora solamente transportan petróleo y derivados.

Es necesario reevaluar la viabilidad económica de la Orimulsión como energía primaria para la generación de electricidad, en especial si se demora la obtención de gas natural suficiente para sustituir el consumo de combustibles líquidos con un alto valor de exportación. La Orimulsión puede también utilizarse a tal efecto en los países que reciben hidrocarburos desde Venezuela en condiciones especiales.

El INTEVEP debe regresar a los niveles de excelencia que alcanzó el Siglo XX y ampliar sus funciones para convertirse en uno de los principales elementos de lo que deberá constituir el Sistema Nacional de Investigación y Desarrollo Energético , del que formarán parte todas las instituciones que en la actualidad trabajan de manera aislada y sin las debida coordinación en investigaciones relacionadas con el Sistema Energético.

Deberán intensificarse los intercambios de opinión relativos al disfrute de la propiedad del petróleo, en procura de un consenso que permita hacer las recomendaciones del caso a la Asamblea Nacional y demás instancias con competencia sobre la materia .

La ecuanimidad en el disfrute de nuestro petróleo

Existen unas cuantas y bien documentadas propuestas relativas a lograr que los venezolanos podamos disfrutar más y mejor de la riqueza petrolera, ese es uno de los temas más polémicos entre quienes se han dedicado a meditar sobre el tema y uno que pudiera requerir cambios de significación en el marco legislativo vigente, que pudieran ser difíciles de implantar en los primeros años de un nuevo gobierno.

Hay si una situación que debiera y pudiera ser corregida si se tiene la valentía y la capacidad dialéctica para lograrlo: Sincerar precios y tarifas de los energéticos y eliminar el consumo ilegal de los mismos .

El país vive bajo la ilusión de que “el pueblo” se merece adquirir los energéticos a precios irrisorios, porque siendo todos (en conjunto) condueños de la riqueza energética, nos merecemos dicha prerrogativa. Pero esa prerrogativa la disfrutan más, quienes están en capacidad de consumir más , o quienes consumen sin ninguna consecuencia financiera, porque nadie se ha atrevido a calificar las tomas ilegales como un delito punible.

Para la segunda mitad

Uno de los primeros objetivos a ser cumplidos por la Industria de los Hidrocarburos, es el de satisfacer totalmente con gas natural directo la demanda fija de hidrocarburos líquidos. Solamente después de cumplido dicho objetivo podría pensarse en la exportación del gas natural en forma licuada o de alta compresión (LNG o CNG). En general, el precio por unidad térmica de los hidrocarburos líquidos blancos, es mayor y tienen acceso a un mercado más amplio, que el gas licuado, de manera que es menos costoso y bastante más sencillo sustituir y exportar el gasoil, que licuar y exportar el gas natural a mercados puntuales. Eso debiera ser posible de cumplir en la segunda mitad del sexenio.

Es de esperarse que si se alcanza el consenso en la forma de ejercer y usufructuar los beneficios de la propiedad que sobre nuestros hidrocarburos (no solamente del petróleo) y que ningún gobierno está calificado para administrar el petróleo por delegación del pueblo que lo ha elegido, que será posible que con una nueva conformación del Poder Legislativo y de los otros poderes nacionales, se hagan las modificaciones del caso en los instrumentos legales correspondientes.

El uso y aprovechamiento de nuestros recursos de hidrocarburos dependerá mucho de la evolución de la tecnología y el mercado energético dentro y fuera del país. No se debiera continuar tomando decisiones bajo la perspectiva exclusiva del petróleo. Es poco probable, más no imposible, que dentro de un plazo de tres décadas el petróleo llegue a ser desplazado por alguna(s) de las energías alternativas. Venezuela por su posición en el planeta, tiene indiscutibles ventajas en el aprovechamiento de la energía solar, pero hasta el momento la tecnología foto-voltaica continúa siendo muy costosa. Los efectos contaminantes de la combustión de hidrocarburos pueden ser reducidos y siendo Venezuela poseedor de grandes reservas de hidrocarburos, es de interés nacional el desarrollar tecnologías que reduzcan su impacto ambiental a un costo competitivo con las energías alternas . De igual manera, si bien la electricidad con energía solar compite solo en situaciones de excepción, el uso del poder térmico de los rayos solares si resulta competitivo con otras formas de calentar y puede hacerlo con mayores ventajas en países que como Venezuela disfrutan de radiación solar todo el año. De allí que las inversiones en investigación que se hagan con financiamiento derivado de la Industria Petrolera deben extenderse a todo el espectro energético, puesto que cualquier sustitución que se haga de los hidrocarburos con otras energías que resulten competitivas en Venezuela, liberan esos hidrocarburos para la exportación. Es fundamental establecer un Sistema Nacional de Investigación y Desarrollo Energético en Venezuela.

Es preciso evaluar con detenimiento y con referencias objetivas, hasta qué punto – por ejemplo – es más rentable dejar de inyectar gas natural y usarlo como combustible para liberar hidrocarburos de alto valor de exportación. Comprobar y divulgar el hecho que un calentador eléctrico hace que se queme en la planta generadora cuatro veces la cantidad de gas que quemaría un calentador de gas para realizar la misma tarea. Ese tipo de evaluaciones requiere ampliar el marco de referencia de las investigaciones.

¿Cuánto petróleo producir?

Es posible que para la segunda mitad del nuevo gobierno Venezuela esté en capacidad cierta de producir más de los tres millones de barriles, cifra que raras veces se ha excedido en las últimas décadas. Es evidente que el país tiene crecientes necesidades y que hasta el momento ha sido la renta petrolera la única fuente real de financiamiento (los préstamos se pagan vendiendo petróleo). Es cosa de sentido común que mientras mayores son las ventas, mayores los ingresos, ¡¡¡pero hasta cierto punto!!!

A pesar de que la producción total de la OPEP ha venido siguiendo el crecimiento de la demanda mundial, prácticamente todo el crecimiento ha sido aportado por los países del Golfo Pérsico, mientras que la producción de Venezuela ha permanecido para todo efecto estática, a tiempo que ha crecido su consumo interno. La OPEP no tiene criterios explícitos para establecer las cuotas. Venezuela en las décadas transcurridas desde la fundación de la OPEP ha aumentado sensiblemente de población y con ella – como ya lo hemos dicho – el consumo interno, reduciendo así sus exportaciones, mientras por otra parte ha incrementado sensiblemente sus reservas, por lo que tenemos sobrados argumentos para exigir una aumento en nuestra cuota. Lo que si no tiene una respuesta clara, es el efecto que tendría en el mercado mundial el que Venezuela duplique su producción, como ya lo han planteado algunos asesores de aspirantes a la candidatura de la unidad.

De vista al futuro

Compartimos el criterio de que debe obtenerse el máximo rendimiento posible de los hidrocarburos que produzcamos y que debemos intentar agregar el máximo valor nacional a dichos hidrocarburos, siempre que se trate de un valor agregado real y no ficticio. Una planta la mayoría de cuyos componentes sean fabricados en el extranjero, que requieran una alta presencia extranjera para la instalación y arranque de dichos componentes, que utilice procesos de patente extranjera y deba usar redes de mercadeo cuyos propietarios sean nacionales de otros países, será una planta instalada en Venezuela pero será una planta extranjera. Es posible, si se cambian las prácticas de los últimos cien años, escoger algún tipo de actividad que sea repetitiva, que permita que con el transcurrir del tiempo en cada nueva instalación la participación venezolana sea mayor y sea competitiva, pero nuevamente la identificación de actividades de esas características requiere de un proceso previo de Investigación y Desarrollo .

Sería además indispensable determinar si las inversiones requeridas para el proceso de hidrocarburos aguas abajo, tienen mayor rentabilidad y generan mayores oportunidades de empleo productivo, que las inversiones que se hagan en otras actividades económicas.

En ese sentido por más alto que sea el rendimiento financiero de los hidrocarburos, no puede olvidarse que la historia nos indica que ninguna nación ha alcanzado el tope de su desarrollo en base a la exportación de recursos naturales, sino mediante el aumento de la productividad de sus habitantes. Si bien es cierto que en la forma que se calcula el PIB en Venezuela, la contribución del Sector Petrolero solamente representa una fracción del total nacional, cuando se calcula el PIB por trabajador y por sector, se verá claramente lo inmensamente superior que es el PIB por trabajador petrolero, con respecto a la contribución por trabajador en todos los demás sectores.

Debe comenzarse un esfuerzo serio, definitivamente diferente a los ensayos anteriores, para identificar un conjunto de actividades capaces de complementar la generación de divisas de la Industria Petrolera y en lugar de estar pensando en que Venezuela pueda enviar un hombre a la luna en los próximos treinta años, pensemos en que en dicho período hayamos desarrollado otras actividades, que generen al menos la cantidad de divisas que ahora nos genera la explotación petrolera.

CQR

Caracas, Julio 2011

Es quizás más adecuado referirse a la Industria de los Hidrocarburos, habida cuenta de que el gas natural cada día adquiere mayor relevancia dentro del Sector Energético y en Venezuela, una parte significativa del gas natural está asociado con el petróleo.

Los Metros de Caracas, Valencia y Maracaibo usan energía eléctrica, pero prácticamente toda la energía eléctrica que se consume en Caracas tiene a los hidrocarburos como fuente de energía primaria, un alto porcentaje de la energía generada en Maracaibo consume hidrocarburos, Valencia depende más de la hidrogeneración, pero se está incrementando la generación térmica en su área de influencia que emplea hidrocarburos líquidos.

Esto nos hace recordar aquello de que “todos los animales son iguales, pero algunos animales son más iguales que otros”.

George Orwell, “REBELION EN LA GRANJA” – 1945

Para mayor detalle ver http://energtopics.blogspot.com/2011_07_01_archive.html

Síguenos en twitter y esperamos sus comentarios vía nuestro Facebook

 

Cesar Quintini Rosales es miembro de la Academia Nacional de la Ingeniería y el Hábitat: Sillón XIX, Ingeniero Electricista, Instituto Tecnológico de Massachussetts (EUA), 1954; MSc, Sistemas de Potencia, 1955; Reválida, Universidad Central de Venezuela UCV, 1956; Ingeniero Mecánico, MSc, Universidad de Stanford (CA-EUA), 1959. Profesor, Facultad de Ingeniería UCV, 1960 a la fecha. Director Fundador del Instituto Politécnico Nacional (Barquisimeto, ahora Núcleo Sede de la Universidad Politécnica Experimental Antonio José de Sucre UNEXPO), Presidente, Instituto Nacional de Cooperación Educativa INCE 1974-76. Presidente Fundador, Instituto de Adiestramiento Petrolero y Petroquímico INAPET (predecesora del CEPET y del CIED), 1976. Miembro, Consejo Directivo, Instituto Estudios Superiores de Administración IESA, 1975 a la fecha. Sus puntos de vista no necesariamente son los de Petroleumworld .

Nota del Editor: Petroleumworld alienta a las personas a reproducir, reimprimir, y divulgar a través de los medios audiovisuales e Internet, los comentarios editoriales y de opinión de Petroleumworld, siempre y cuando esa reproducción identifique, a el autor, y la fuente original, http://www.petroleumworld.com y se haga dentro de el uso normal (fair use) de la doctrina de la sección 107 de la Ley de derechos de autor de los Estados Unidos de Norteamérica (US Copyright).

Internet Web links hacia http://www.petroleumworldve.com son apreciadas.

Petroleumworldve.com 08 07 2012

Copyright ©1999-2010 para el autor o agencia de noticias respectiva.Todos los Derechos Reservados. Invitamos el uso de los contenidos de Petroleumworld pudiendo ser utilizados por cualquier medio, para su reproducción, sea esta total o parcial, pero debe ser necesariamente atribuida a Petroleumworld. Los contenidos de otras fuentes y los agencias deben tener la autorizacion respectiva de sus autores.

Envie esa nota a un amigo

Sus comentarios son importantes para nosotros!

Invitamos a todos los lectores a enviarnos
sus comentarios y opiniones sobre este artículo.


Escriba a editor@petroleumworld.com

Pregunas o sugerencias, escriba a :
editor@petroleumworld.com


Se ve mejor con IE 5.01+ Windows NT 4.0,
'95, '98 and ME +/ 800x600 pixels

TOP

Contacto: editor@petroleumworld.com /Teléfonos:(58 212) 635 7252
Celulares :  (58 412) 996 3730  or  (58 212) 952 5301
www.petroleumworld.com/:Editor : Elio Ohep
F.
Director y Productor: Elio Ohep F, Cel:( 58 412) 996 3730
Contacto: editor@petroleumworld.com
Teléfonos Oficina:  (58 212) 635 725
Ventas publicitarias:Malena Vasquez:(58 412) 952 5301
Information legal.
Copyrigth© Petroleumworld, Elio Ohep F., 1999-2008
Todos los derechos de autor reservados
PW in Top 100 Energy Sites CopyRight ©1999- 2006, Petroleumworld ™  / Elio Ohep F.- All rights reserved Petroleumworld no se hace responsable por los juicios de valor emitidos por esta publicacion, por sus colaboradores y columnistas de opinión y análisis. Aceptamos colaboraciones previa evaluación por nuestro equipo editorial, estamos abiertos a todo tipo o corriente de opiniones, siempre y cuando a nuestro juicio esten dentro de valores éticos y morales razonables. Petroleumworld alienta a las personas a reproducir, reimprimir, y divulgar a través de los medios audiovisuales e Internet, los comentarios editoriales y de opinión de Petroleumworld, siempre y cuando esa reproducción identifique a la fuente original, http://www.petroleumworld.com y se haga dentro de el uso normal (fair use) de la doctrina de la sección 107 de la Ley de derechos de autor de los Estados Unidos de Norteamérica (US Copyright)Internet Web links hacia http://www.petroleumworld.com.ve son apreciadas. This site is a public free site and it contains copyrighted material the use of which has not always been specifically authorized by the copyright owner.We are making such material available in our efforts to advance understanding of business, environmental, political, human rights, economic, democracy, scientific, and social justice issues, etc. We believe this constitutes a 'fair use' of any such copyrighted material as provided for in section 107 of the US Copyright Law. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107, the material on this site is distributed without profit to those who have chosen to view the included information for research, information, and educational purposes. For more information go to: http://www.law.cornell.edu/uscode/17/107.shtml. If you wish to use copyrighted material from this site for purposes of your own that go beyond 'fair use', you must obtain permission fromPetroleumworld or the copyright owner of the material.