Venezuela


World

 

Petroleumworld
Bookstore



links
Institucionales


Banco Central


de
Venezuela
Indicatores

Economicos



Sistema de Control
de  Resúmenes
Curriculares

 

FAJA del ORINOCO

Licitaciones en
el Sector Petrolero

PDVSA Contrataciones
Nacionales


Pequiven Contrataciones
Nacionales

PDVSA


EMPLEOS EN PDVSA



www.dose.gob.ve



 

 

Fedepetrol

 


OPEC


SVIP

 


Noruega en
Venezuela

 


Blogspots
recomendados

Temas de Inversion

Venepiramides

PETROfinanzas

Jose A.Paez


Luis F. Indriago

Gustavo Coronel


Gerencia Energia


El Recadero
-
The Gofer

Martha
Colmenares


Petroleumworld
Socios
de negocios
:


VIPTEL

Venezuelan
International
Internet Provider
& Telecomunications


 

 

 


Suramericapress

 


 

 

Puntos de Vista
Análisis y opinión sobre energía, geopolítica y civilización



Venezuela Elecciones: La  Ilusión de los Escépticos

Por Víctor Flores García

Publico este texto un día antes de las elecciones en Venezuela del 7 de octubre de 2012. Tiene tres partes: primero, mis recuerdos de la única derrota de Chávez que cubrí como corresponsal extranjero. Segundo, las ilusiones renacidas de un político, periodista y escritor venezolano escéptico. Y, finalmente, el llamado de auxilio de hombre de paz, un diplomático venezolano de las Naciones Unidas, donde llegó al cargo de Alto Comisionado Adjunto de Naciones Unidas para Derechos Humanos en Ginebra, de cuya entereza e independencia de ideas pueden dar  fe otros en muchos países, sobre todo Haití y El Salvador.

Las presiones del poder

Pasada la medianoche del 2 de diciembre de 2007, el presidente de Venezuela, Hugo Rafael Chávez Frías, enfureció y destrozó a puñetazos su despacho. Aquella larga noche electoral, supo que perdía el referendo para una reforma socialista de la Constitución bolivariana que le aseguraba la reelección presidencial sin límite de veces. A pesar del fracaso, Hugo Chávez encontró los atajos con su poder absoluto en el Congreso para lograr el mismo fin. Esa maniobra de 2010 le ha permitido volver a ser candidato presidencial en 2012, por cuarta vez (1997; 2000 reinicio de mandato por reforma constitucional; 2006; 2012).

Viví intensamente aquella elección de 2007 en el lapso de tres años que cubrí el día a día de Venezuela recorriéndola en todas direcciones como jefe de redacción de la Agence France Presse . Luego de una larga y agotadora campaña, aquella noche me acuartelé con un grupo de colegas anglófonos y francófonos enviados como refuerzo desde otras capitales en la sede de la AFP en Caracas,  localizada en un piso elevado sobre la Avenida Francisco de Miranda. Monitoreábamos por  todos los medios posibles las pistas de aquella elección, con periodistas de texto y foto en el terreno, sobre todo el poder electoral y las sedes de los polos de la contienda, y una red de cámaras, grabadoras, celulares y laptops satelitales. El resultado demoraba horas, sin explicación alguna; y la ola de rumores e informaciones falsas ponía a prueba los nervios del más veterano corresponsal agenciero.

Ya entrada la madrugada y con el país en vilo, sólo los altos jefes militares, habían logrado convencer a Chávez de aceptar la derrota. “Me engañaron” les espetó. Diosdado Cabello, militar que acompaña a Chávez desde sus aventuras golpistas de 1992, le ofrecía lealtad en la derrota: “Estaré con usted cuando se quede solo”. Fue un naufragio que aceptó sólo después de haberse encerrado a solas en su habitación del Fuerte Tiuna, la mayor fortaleza de Caracas, nadie sabe si a rezar o a llamar a Fidel Castro a La Habana.

En ese lapso de horas que se me hizo eterno, recibí presiones de todo tipo. Las presiones, a veces a los gritos y puñetazos en la mesa, iban desde las clásicas de mis colegas  editores en la mesa y en la propia sede, hasta las originadas en el palacio de Miraflores y los servicios de inteligencia política que vigilan a la prensa extranjera, para que la AFP divulgara al mundo y en varias lenguas una encuesta de salida falsa que daba ganador a Chávez. Una ex colega de la misma agencia, tenía entonces un puesto de mando en la cadena Telesur y se sumaba a las presiones para dar ganador a Chávez.

Bajo ese acoso, se me ocurrió un último recurso para resistir ese embate de todo tipo que incluía al propio director de la AFP en Caracas entonces: consultar con colegas de otras agencias qué hacer con esa información que llegaba a nuestros celulares. Y así logré que decidiéramos no utilizar el bulo. Pero la competencia de la agencia Reuters , donde tenía colegas muy queridos, con quienes estaba en contacto, decidieron ir solos, un paso adelante: la agencia británica apostó su credibilidad de siglos, se tragó la pastilla y se llevó al baile al diario El País que publicó su despacho en su portada. Fue uno de los medios más notables que fueron arrastrados por aquel error inducido. Así de difícil es cubrir la polarizada Venezuela de Hugo Chávez. Así será este domingo 7 de octubre hasta la madrugada del lunes 8. Lo siento por mis colegas, gajes del oficio.

Una victoria de “mierda”

Vestido con casaca verde olivo, arropado por el alto mando militar en pleno, aquella mañana de derrota, Chávez apenas podía contener la ira ante las cámaras que transmitían en vivo la conferencia de prensa: “Sepan administrar su victoria. ¡Pero ya la están llenando de mierda! ¡Es una victoria de mieeerda! Y la nuestra, llámenla derrota; pero es de coraje, de valor, de dignidad”. El presidente de Venezuela arrastró el cinco de diciembre de 2007 esas palabras con la parsimonia de un retador ardido, abatido por su primer fracaso en las urnas tras nueve años en el poder. Los ojos le brillaban en el rictus de su cara.

El Presidente derrotado apareció sin avisar a una reunión de militares y con el micrófono en su mano derecha, a toda luz lastimada, con los nudillos inflamados y raspados, un Chávez con las huellas del desvelo en la mirada a pesar del maquillaje, se esforzaba por sonreír ante los periodistas. Pero de su rostro endurecido sólo salía una desafiante mueca de burla. El presidente venezolano empleó una metáfora sobre los escudos de armas que adornan Fuerte Tiuna, la mayor base militar del país, y citando un relato de la célebre periodista italiana Oriana Fallci, señaló que a veces esos emblemas militares tienen una especie de herrumbre: “Y eso tiene dos componentes: sangre y mierda. Toma nota (Hernán) Lugo Galicia porque lo tuyo es esto último, mierda”, amenazó Chávez desde su poder absoluto, aludiendo al periodista del diario El Nacional, quien narró aquel episodio íntimo del despacho presidencial destrozado en un célebre  reportaje con fuentes militares íntimas.

En aquella fecha, una ambiciosa reforma constitucional para decretar el socialismo de Estado petrolero en Venezuela fue rechazada con apenas poco más de la mitad de los votos. El mismo día, Chávez llamó a una contraofensiva con ribetes de campaña militar que culminó en diciembre de 2010, mediante una veintena de leyes aprobadas antes de las 12 campanadas del fin de año por un Congreso rojo cuyo ejercicio se extinguía. La extensa campaña fue lanzada en 2008 en gigantescos letreros por todo el país con una frase lacónica que para ningún venezolano era un enigma: “Por ahora…”. Era la misma exclamación que lanzó casi entre dientes, mientras bamboleaba su cabeza, cuando aceptó el fracaso del golpe de Estado que lanzó el cuatro de febrero de 1992 contra el ex presidente Carlos Andrés Pérez, quien recién falleció el 25 de diciembre de 2010.

Con aquella expresión escatológica con la que definía el primer éxito de sus adversarios como una excreción, el hombre fuerte de Venezuela sorprendió hasta a sus propios generales alicaídos por el traspié. De pronto recibieron eufóricos la arenga de que volverían al ataque, sin pausa hasta imponer su modelo. “¡Patria, socialismo o muerte, venceremos!”, gritaron con su comandante en jefe a coro varonil y marcial, para romper un silencio helado que se abrió en el acto. Aquello sucedido en un ambiente fúnebre, por primera vez desde su llegada al poder casi 10 años antes, en diciembre de 1998. “Nosotros no hemos perdido nada”, fanfarroneó mientras se despedía. “Y prepárense porque vendrá otra ofensiva con la propuesta de reforma, esa misma o transformada, simplificada, en otras condiciones, en otro momento (…)”, amenazó, críptico.

Después de despreciar aquella “victoria de mierda”, se quejó también de un traidor entre sus filas, acaso la fuente de la filtración sobre su ataque de furia, a quien, sin mencionarlo, comparó con el Judas bíblico; se trataba de su compadre y ex ministro de Defensa, Raúl Isaías Baduel, a quien terminaría por encarcelar más tarde, hasta la fecha, bajo la acusación de corrupción. Y sentenció: “Una de las cosas que vamos a hacer es modificar la ley (que impedía politizar a las Fuerzas Armadas) y crear las milicias socialistas bolivarianas, más nada. El próximo referendo para la reforma lo vamos a ganar (…) ¡El Imperio y sus lacayos no van a poder con nosotros!”. Gritó y se marchó.

Optimista por primera vez: sin creer en pajaritos preñados

Conocí a Armado Durán de manera fugaz en un bar afrancesado de Caracas, gracias a mi colega y experto petrolero Elio Ohep. Durán tiene buena pluma y es un hombre sensato y escéptico. Es un periodista y político venezolano, que ocupó diversas carteras ministeriales durante la presidencia de Jaime Lusinchi y la segunda presidencia socialdemócrata de Carlos Andrés Pérez. Es un hombre de libros: En 2004 y 2006 publicó, Venezuela en llamas y Al filo de la noche roja , para analizar la "revolución bolivariana" de Chávez desde un punto de vista crítico. Antes había escrito En el jardín de las delicias (1983); y Diario del año de la nada (2006). Por su veteranía y escepticismo, me parece reveladoras las ilusiones renacidas de este hombre que se define: “Soy, por naturaleza (y por experiencia), escéptico”.

Aquí van las líneas lúcidas de un descreído:

“Vaya, que no recuerdo haber creído jamás en pajaritos preñados ni en cosa parecida. Quizá por esta razón de recelo elemental, hace algunos días, cuando me entrevistaron desde una emisora radial de Miami para preguntarme por la lectura que hacía de las últimas encuestas, respondí a mi manera, seco y tajante: ‘Ninguna, no las he leído'.

“¿Que por qué me mostré tan pesado? Sencillamente, porque me niego a darles el menor crédito a quienes pretenden y no pueden hacernos conocer la secreta intención del voto de los venezolanos. Porque en el mejor de los casos, en la Venezuela actual, ni las empresas encuestadoras más serias (que son muy pocas, tal vez sólo dos, las demás actúan al servicio del mejor postor) pueden despejar anticipadamente la incógnita del voto oculto que el próximo domingo ocupará buena parte del espectro electoral venezolano. (…) Porque aquí se produjo algo tan infame como aquella Lista Tascón (de opositores), y porque desde ese instante millones de venezolanos acuden a las urnas (mucho más ante la curiosidad de los encuestadores) acosados por el temor de que el régimen llegue en algún momento a conocer el color de su preferencia electoral. La única manera real de medir la voluntad del elector venezolano una semana antes del acto decisivo de votar es percibir el sentimiento que hoy domina las calles de Venezuela. Que está allí, al alcance de tu mano, muy vivo y palpable. Una vibración que, a pesar de mi escepticismo, veo crecer por todas partes.

Y sobre el ánimo de Chávez en la noche electoral, Durán pregunta:

“¿Se morderá los dientes de rabia y reconocerá su derrota, o hará un último y desesperado esfuerzo por modificar los resultados electorales con las malas mañas del CNE? ¿O en ese caso se atreverá Tibisay Lucena a enfrentar a Chávez con la exactitud irrefutable de los números? ¿Desacatará entonces el Alto Mando Militar las órdenes que se le puedan ocurrir a Chávez y le harán entender que a fin de cuentas el crimen no paga? Espero que así sea (…) Y, por primera vez en tantos y tan duros años de avanzar ciegamente hacia el abismo, me siento optimista. Radicalmente optimista”.

SOS de un hombre de paz

Enrique ter Horst es un abogado y diplomático caraqueño que se desempeñó como Representante Especial del Secretario General de las Naciones Unidas en El Salvador y Jefe de la Misión de Paz de la ONU en ese país durante el período de 1994 a 1995. También ejerció las mismas funciones en Haití (1996-1997) y la de Alto Comisionado Adjunto de Naciones Unidas para Derechos Humanos en Ginebra, Suiza (1998). Es un hombre de paz. Lo conocí en Caracas, le gustaba un restaurante español que estaba enfrente de mi oficina, el Mesón de Andrés; y lo vi por última vez cuando ambos fuimos invitados  a conmemorar el 30 aniversario de la mayor masacre de civiles en América Latina en el pueblo salvadoreño de El Mozote, cuando el Presidente Mauricio Funes pidió perdón en nombre del Estado de El Salvador.

Recibí una carta personal de Enrique. Creo que es mi responsabilidad divulgar ese texto que envió a 54  de sus amigos dispersos por el mundo. 

“Caracas, 2 de Octubre de 2010. Muy estimados amig@s: Les ruego disculparme que no les escriba una carta individual a cada uno, aunque sé que hay un software que hace eso, pero no soy experto en asuntos electrónicos y tampoco hay tiempo para eso ahora. Son ustedes 54 de mis amig@s, todos personas que creen en, promueven o practican conceptos como libertad, democracia, solidaridad y paz. Todos también con amistades que pueden influir en la opinión pública y en la toma de decisiones políticas que contengan la obsesión de poder de los megalómanos y carismáticos desatados de este mundo.

“El próximo domingo 7 de octubre, como saben, los venezolanos celebraremos las elecciones presidenciales más importantes de los últimos años; no tengo que ampliar esta afirmación, y me alegra poder decirles que tenemos razones suficientes para afirmar que hoy representamos en Venezuela una nueva mayoría, y que el resultado electoral muy probablemente favorecerá a nuestro candidato, Henrique Capriles Radonski. Lo dicen las encuestas serias y las multitudes que lo reciben en todos los pueblos y ciudades de Venezuela. 

“Por otra parte, gracias a una acción estructurada de todas las organizaciones políticas y sociales que componemos la alianza unitaria contamos hoy con 133 mil testigos en los 14 mil centros de votación para resguardar los votos de 18,9 millones de electores; nunca antes habíamos logrado cubrir todos los centros de votación como lo hemos hecho en esta ocasión. No obstante, el secuestro del Estado por parte de candidato-presidente Hugo Chávez le ha permitido imponer reglas de juego (como la prescindencia de observadores internacionales), y asegurar en beneficio de su campaña ingentes recursos estatales y otras ventajas que han creado una situación de desequilibrio escandalosamente abusivo. Es por ello que les pido estar atentos a cualquier intento de escamoteo de la probable victoria de Henrique Capriles, ya que solo con una reacción internacional indignada y sostenida tendríamos la esperanza de hacerla valer, esa victoria. El otro lado tiene toda la fuerza, y parece estar dispuesto a usarla.  

“Todo lo anterior ha hecho que desde el comando electoral de Henrique Capriles Radonski ( www.hayuncamino.com ) hayamos conformado un equipo para informarte durante los próximos días, y especialmente durante la jornada electoral (y los días siguientes, si fuese necesario), del desarrollo del proceso y de su resultado. Además les recomendaría que se suscribiesen a un magnifico blog diseñado y manejado por el movimiento estudiantil venezolano que ha venido cubriendo este proceso electoral tan decisivo con objetividad y un enorme compromiso con la democracia venezolana, www.operaciontransparencia.com . Si además estuviesen dispuestos a reenviar esta carta a sus amistades que comparten sus convicciones democráticas multiplicarían el número de quienes, como ustedes, por su influencia en sus países y mas allá podrían hacer respetar la voluntad de los venezolanos, ya sea expresándose públicamente o invitando a otros que lo hagan. Cualquier pregunta por favor no duden en contactarme a esta dirección electrónica, desde ahora y hasta el 9 de Octubre. 

“Desde ya gracias a tod@s por el apoyo, que doy por descontado, a Venezuela y su esfuerzo de reconquistar pacíficamente su democracia. Estamos muy esperanzados de tener muy pronto un nuevo presidente respetuoso de nuestra Constitución, y que restablezca nuestro tradicional lugar de socio confiable y constructivo en el concierto mundial de las naciones democráticas. Con un abrazo,  Enrique ter Horst.”

Hasta allí el texto de Enrique, con una independencia de pensamiento que es extraña en la polarizada Venezuela, quien nunca ha militado en las filas de Capriles. Los lectores se pueden formar su propio juicio. En unas horas este texto se podrá olvidar. La historia estará escrita o en marcha a la media noche del domingo .

Síguenos en twitter y esperamos sus comentarios vía nuestro Facebook


Víctor Flores García
es un experimentado periodista Salvadoreño radicado actualmente en México, veterano de los medios y con 12 anos en la Agencia France Presse. Flores García es actualmente articulista de varios medios en México y Centro América, ademas de corresponsal de Petroleumworld en México. Sus puntos de vista no necesariamente son los de Petroleumworld .

Nota del Editor: Petroleumworld alienta a las personas a reproducir, reimprimir, y divulgar a través de los medios audiovisuales e Internet, los comentarios editoriales y de opinión de Petroleumworld, siempre y cuando esa reproducción identifique, a el autor, y la fuente original, http://www.petroleumworld.com y se haga dentro de el uso normal (fair use) de la doctrina de la sección 107 de la Ley de derechos de autor de los Estados Unidos de Norteamérica (US Copyright).

Internet Web links hacia http://www.petroleumworldve.com son apreciadas.

Petroleumworldve.com 06 10 2012

Copyright ©1999-2010 para el autor o agencia de noticias respectiva.Todos los Derechos Reservados. Invitamos el uso de los contenidos de Petroleumworld pudiendo ser utilizados por cualquier medio, para su reproducción, sea esta total o parcial, pero debe ser necesariamente atribuida a Petroleumworld. Los contenidos de otras fuentes y los agencias deben tener la autorizacion respectiva de sus autores.

Envie esa nota a un amigo

Sus comentarios son importantes para nosotros!Invitamos a todos los lectores a enviarnos
sus comentarios y opiniones sobre este artículo.


Escriba a editor@petroleumworld.com
Pregunas o sugerencias, escriba a :
editor@petroleumworld.com


Se ve mejor con IE 5.01+ Windows NT 4.0,
'95, '98 and ME +/ 800x600 pixels

TOP

Contacto: editor@petroleumworld.com /Teléfonos:(58 212) 635 7252
Celulares :  (58 412) 996 3730  or  (58 212) 952 5301
www.petroleumworld.com/:Editor : Elio Ohep
F.
Director y Productor: Elio Ohep F, Cel:( 58 412) 996 3730
Contacto: editor@petroleumworld.com
Teléfonos Oficina:  (58 212) 635 725
Ventas publicitarias:Malena Vasquez:(58 412) 952 5301
Information legal.
Copyrigth© Petroleumworld, Elio Ohep F., 1999-2008
Todos los derechos de autor reservados
PW in Top 100 Energy Sites CopyRight ©1999- 2006, Petroleumworld ™  / Elio Ohep F.- All rights reserved Petroleumworld no se hace responsable por los juicios de valor emitidos por esta publicacion, por sus colaboradores y columnistas de opinión y análisis. Aceptamos colaboraciones previa evaluación por nuestro equipo editorial, estamos abiertos a todo tipo o corriente de opiniones, siempre y cuando a nuestro juicio esten dentro de valores éticos y morales razonables. Petroleumworld alienta a las personas a reproducir, reimprimir, y divulgar a través de los medios audiovisuales e Internet, los comentarios editoriales y de opinión de Petroleumworld, siempre y cuando esa reproducción identifique a la fuente original, http://www.petroleumworld.com y se haga dentro de el uso normal (fair use) de la doctrina de la sección 107 de la Ley de derechos de autor de los Estados Unidos de Norteamérica (US Copyright)Internet Web links hacia http://www.petroleumworld.com.ve son apreciadas. This site is a public free site and it contains copyrighted material the use of which has not always been specifically authorized by the copyright owner.We are making such material available in our efforts to advance understanding of business, environmental, political, human rights, economic, democracy, scientific, and social justice issues, etc. We believe this constitutes a 'fair use' of any such copyrighted material as provided for in section 107 of the US Copyright Law. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107, the material on this site is distributed without profit to those who have chosen to view the included information for research, information, and educational purposes. For more information go to: http://www.law.cornell.edu/uscode/17/107.shtml. If you wish to use copyrighted material from this site for purposes of your own that go beyond 'fair use', you must obtain permission fromPetroleumworld or the copyright owner of the material.